El G20 dice estar “bien posicionado” para afrontar el Brexit

El club urge al Reino Unido y a la Unión Europea a pactar una salida rápida y fluida que reduzca la incertidumbre

Participantes de la reunión del G20 en Chengdu (China).NG HAN GUAN (EFE)undefined

Las veinte mayores economías desarrolladas y emergentes del mundo están preparadas para lidiar con las posibles consecuencias derivadas de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE). Este es el mensaje que lanzaron los ministros de Finanzas del G20 tras un fin de semana protagonizado por un Brexit que casi nadie esperaba y por las dudas sobre el futuro de las relaciones entre ambos bloques. Ante el temor de que un contencioso sacuda el crecimiento del planeta, el grupo urgió a las partes a pactar una salida rápida y amistosa.

En el comunicado final tras la reunión celebrada en la ciudad china de Chengdu, el G20 asegura que sus países miembros "están bien posicionados para abordar de forma proactiva las consecuencias económicas y financieras potenciales de la consulta". Sin embargo, también reconocen que el resultado de la consulta "añade incertidumbre a la economía mundial", que registra un crecimiento "más débil de lo deseable". El nuevo titular de Economía del Reino Unido, Philip Hammond, reconoció que esta cuestión había dominado la agenda de las reuniones con sus homólogos.

La principal preocupación del G20 es que las negociaciones entre el Reino Unido y la UE para gestionar su divorcio generen nuevas incógnitas -o desencuentros- que pongan en riesgo la economía mundial, ya ante un panorama sombrío. De hecho, el comunicado recoge la voluntad de que Londres sea, en el futuro, "un socio cercano" de la UE.

Más información
El G20 busca mitigar los daños del Brexit
La economía británica sufre el mayor retroceso desde 2009 tras el ‘Brexit’
Hollande apremia a Theresa May en París a negociar el Brexit "lo más pronto posible"

El comisario de Asuntos Económicos del Ejecutivo Comunitario, Pierre Moscovici, apremió a Hammond a activar el artículo 50 del tratado de la unión (el que determina cómo puede romper un estado miembro su relación con el bloque) lo antes posible para reducir la incertidumbre. "Está claro que el Reino Unido necesita tomarse un tiempo para aclarar sus intenciones, pero el interés de todas las partes es que esto no se retrase de forma indefinida. No perdamos el tiempo: vamos a actuar y a elegir lo más rápidamente posible", dijo el alto cargo europeo tras la reunión.

El ministro inglés no especificó cuándo su Gobierno tiene la intención de pedir oficialmente la salida de la UE y trató de quitar importancia a este paso como vía para despejar las dudas que se ciernen sobre el proceso. "No acepto que invocar el artículo 50 vaya a terminar con la incertidumbre. Esto ocurrirá cuando se alcance un acuerdo", dijo. Sin embargo, y en un intento de mitigar las preocupaciones, el británico dijo confiar en que a finales de este año -si es que las negociaciones con la UE son fluidas- se pueda exponer con mayor claridad cuál será la relación de su país con el continente.

Según cálculos preliminares de la Comisión Europea, el Brexit podría recortar entre un 1% y un 1,75% del PIB del Reino Unido y entre un 0,3% y un 0,6% el de el resto de miembros de la unión. "El impacto negativo es evitable. Se trata de una cuestión de racionalidad -dijo Moscovici-. Y esto es sin duda lo que sucederá porque siento que el nuevo Gobierno (inglés) está actuando racionalmente".

Además del Brexit, el G20 ha identificado como desafíos para el crecimiento económico mundial la alta volatilidad de los mercados financieros, los conflictos geopolíticos, el terrorismo o los flujos de refugiados. El grupo se ha comprometido a utilizar "todas las herramientas posibles" para sostener la economía del planeta -monetarias, fiscales y estructurales-, pero no asumió compromisos concretos ni planteó nuevas recetas. En este ámbito, el texto es prácticamente idéntico al que salió de la reunión realizada en Shanghái el pasado febrero. En un intento de recalcar que las desigualdades económicas se han acentuado en los últimos años, el grupo reconoció que "los beneficios del crecimiento tienen que ser compartidos dentro y entre los países miembros" y abogó por un modelo que "promueva la inclusión".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS