Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ventas de casas en la costa a británicos se paralizan tras el ‘Brexit’

La caída de la libra y la incertidumbre sobre el futuro estatus de Reino Unido frenan las transacciones en la costa mediterránea

Chalés en Cala Llamp (Andratx, Mallorca).
Chalés en Cala Llamp (Andratx, Mallorca).

El litoral mediterráneo está acusando ya los primeros efectos del Brexit. La venta de viviendas a británicos, que copan el 21,9% de las compras de viviendas por parte de extranjeros en España, se han prácticamente congelado. El frenazo, que ya se venía notando las semanas anteriores al referéndum, se debe a la pérdida de valor de la libra frente al euro y a las incertidumbres que genera el proceso de salida, cuyas condiciones aún deben de empezar a negociarse. Esa situación, que el sector espera que se reconduzca a medio plazo, afecta sobre todo a la costa, puesto que la demanda nacional de segunda residencia sigue desaparecida.

Santiago Sánchez es el director de la inmobiliaria de origen norteamericano Engel & Völkers en Torrevieja y Orihuela (Alicante), una zona donde abundan las viviendas vacacionales. Tras la desaparición del comprador nacional del mercado la segunda residencia, casi todas las transacciones quedaron en manos de extranjeros. Y en esa zona, dice, Sánchez, el principal cliente era el británico. “Antes del referéndum ya se paró todo. La gente estaba a la expectativa de lo que pasaba. Tras la consulta, sigue igual”, cuenta Sánchez, quien pone el ejemplo de un policía jubilado que iba a comprarse una casa. “Su abogado le aconsejó que esperara al resultado del referéndum. Ha decidido no comprar ante la incertidumbre de qué ocurrirá con los permisos de residencia o si tendrá asistencia médica gratuita”, lamenta.

Los británicos son los primeros compradores de vivienda extranjeros en España. Según el Colegio de Registradores, el año pasado realizaban el 21,91% de todas las compraventas, muy por delante de los franceses (7,87%), que ocupan la segunda posición. Esta proporción es más elevada en el litoral mediterráneo. “Sin duda, el Brexit va a afectar a corto plazo la demanda británica, que sobre todo iba a Alicante, Málaga, Baleares y Murcia”, asegura Mark Stücklin, especialista británico del sector inmobiliario y fundador de shario.org, un observatorio del sector de la vivienda vacacional y los resorts en España.

Devaluación de la libra

El primer impacto, y más evidente, que tendrá el Brexit sobre el sector inmobiliario pasa por la devaluación de la libra esterlina. Desde que se celebró el referéndum en el que el 51,9% de los británicos decidieron salir de la UE, la libra ha caído alrededor de un 10% respecto al euro. En relación a finales del año pasado, cuando llegó a estar por encima de los 1,4 euros, ha descendido más de un 15%. Eso supone un encarecimiento de golpe de las propiedades. “Las ventas ya empezaban a pararse por la incertidumbre del Brexit. A corto plazo el efecto es claro. Al descender la capacidad de compra, las decisiones de inversión no se hacen efectivas. Y además, los precios en la costa estaban subiendo”, asegura el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Pompeu Fabra, José García Montalvo.

Jesús Serna, broker de la red de agencias Re/Max en Orihuela explica que “antes del referéndum algunos clientes que querían comprar pospusieron la operación y decidieron no hacerlo”. No sabe cómo afectará al negocio a medio plazo, pero sí ha notado el frenazo. Santiago Sánchez, de Engel & Völkers, asegura además que la mayoría de los compradores no tienen por qué tener un alto poder adquisitivo. “Muchos son jubilados que se compran la casa con lo que han ahorrado con su pensión privada y viven con la pública, que no es elevada. Para ellos, contratar un seguro privado también es un gasto alto”, explica.

Nigel Salmon es director general de Girasol Holmes, una agencia de intermediación inmobiliaria ubicada en Gales con oficinas en España. Asegura que tras el Brexit recibió numerosas consultas de clientes con casa y otros que pensaban comprar sobre cómo iba a afectarles. Coincide con el resto de inmobiliarias en que el problema es que no hay respuesta oficial aún, puesto que no se han negociado las condiciones de salida. Sin embargo, es optimista.

“Para quienes planean comprar una propiedad en España, esto no cambiará la situación actual, puesto que probablemente seguirá el mismo procedimiento que para los compradores de países no miembros de la UE”, asegura Salmon. Y, añade, él tiene clientes de muchos otros países de fuera de la Unión que no han tenido problema para adquirir su vivienda. “Pasará un periodo en el que la demanda sí quedará tocada, pero España va a ser siempre el primer destino de los británicos que quieren comprar una casa fuera de Reino Unido, por la cercanía, la calidad de vida, la atención médica...”, añade Stücklin. Y lo lleva siendo desde hace tiempo. No en vano, España ha sido el escenario de populares culebrones o sitcoms de Reino Unido como ElDorado o Benidorm, que narraban los vericuetos de turistas y expatriados británicos en la costa mediterránea.

Al contrario de lo que sucede con los pequeños compradores, los grandes fondos apenas han dejado de mostrar su interés por España. “Solo lo hemos notado en el mercado residencial y en la compra de algunos hoteles ubicados en zonas con mucha presencia de británicos como la Costa del Sol, Mallorca o Menorca”, explica Anna Gener, directora de Aguirre Newman en Barcelona. Más allá de eso, los grandes inmuebles no están pagando la factura del Brexit. Al revés, el sector opina que las turbulencias en los mercados de renta variable y los bajos tipos de interés han que el inmobiliario español, cuyos valores se recuperan, cobre más atractivo entre los inversores.

El mercado londinense, tocado

El mercado inmobiliario de Londres, el mayor de Europa, sufrió de inmediato los efectos del Brexit. La aseguradora británica Aviva y las gestoras Standard Life y M&G Property Portfolio sometieron a quienes tenían participaciones en estos vehículos a una suerte de corralito. Lo hicieron después de recibir una avalancha de peticiones de venta que los dejó sin liquidez.

Los mercados de valores también están castigando a las inmobiliarias. Uno de los valores más castigados tras el Brexit fue la inmobiliaria Wimpey Taylor, que tiene una filial dedicada en exclusiva a la venta de casas en España. El valor se despeñó un 40% tras el referéndum, aunque en los últimos días se ha ido enderezando, de modo que ahora vale un 25% menos que antes de la consulta.

Según un primer informe de la consultora JLL, el Brexit está teniendo un impacto sobre el mercado de edificios. El estudio señala que la demanda para ocupar oficinas se debilitará, el pulso de los inversores se deteriorá a corto plazo y habrá un ajuste negativo de los valores que afectará a Londres. El mercado residencial, asimismo, se verá debilitado. La consultora considera que los efectos serán sobre todo a corto plazo, dada la incertidumbre polícia que generó la decisión salida de las urnas.