Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Volkswagen encarga a la fábrica de Navarra un segundo modelo

La producción comenzará en 2018, creará entre 300 y 500 nuevos empleos y será la primera vez en 50 años que la factoría fabrica dos modelos

La cadena de montaje de la planta de Volkswagen en Landaben, Pamplona
La cadena de montaje de la planta de Volkswagen en Landaben, Pamplona

El polígono industrial de Landaben, al norte de Pamplona, es desde 1967 el principal motor económico de Navarra. Allí se asientan las naves blancas y azules de Volkswagen Navarra. Se dice que cuando Landaben tiembla toda la economía de la comunidad lo hace. “Hoy es un día histórico para la planta y también para Navarra”, proclama Alfredo Morales, presidente del comité de empresa de Volkswagen Navarra. La plantilla conocía al mediodía la decisión de la multinacional alemana de que la fábrica acoja un segundo modelo de la marca, además del Polo, que fabrica desde 1984.

El nuevo modelo, que comenzará a fabricarse en 2018 será una variante del Polo que combine turismo y todo terreno, denominada técnicamente como SUV (siglas en inglés de vehículo utilitario deportivo). Landaben competía para lograr este modelo con las plantas del grupo Volkswagen en Portugal, Eslovaquia y Martorell (Barcelona), que tienen la misma plataforma productiva que Landaben, la denominada MQB 0.

Entre las medidas que tomó la plantilla y la dirección para favorecer la llegada del nuevo modelo está el acuerdo firmado entre la empresa y UGT, Comisiones Obreras y Confederación de Cuadros, que mantienen la mayoría del comité de empresa. En él mantienen las condiciones de flexibilidad de calendario para adaptarlo a las necesidades productivas y el compromiso de reducir el absentismo a cambio del compromiso de un plan industrial y el mantenimiento del proyecto por al menos 15 años.

Un premio "al camino del diálogo"

El presidente de Volkswagen Navarra, Emilio Sáez, destacó este jueves que el segundo modelo “es un gran anhelo” que se ha logrado “gracias al trabajo concienzudo y responsable de cada uno de los trabajadores”. El presidente del comité, Alfredo Morales, señalaba que la noticia demuestra que “el camino del diálogo, la negociación y el acuerdo es el correcto para el éxito”. Agradecía además a la plantilla el esfuerzo realizado y su implicación para “encarar el futuro de una manera muy positiva”.

La producción de la planta sumará, con el nuevo modelo, 100.000 vehículos anuales a los 250.000 del Polo que actualmente salen de Landaben. Se estima entre 300 y 500 nuevos puestos de trabajo los que se crearán con la llegada del nuevo modelo, con lo que la fábrica rondaría una plantilla de 5.000 personas. El impacto positivo no sólo afectaría a Volkswagen Navarra sino a su parque de proveedores, instalado mayoritariamente en las cercanías de Pamplona. Por cada puesto de trabajo que se cree en la fábrica de coches se generan 4 en su industria auxiliar.

Poco después de comunicar la noticia a la plantilla de Landaben, el vicepresidente del Grupo Volkswagen, Francisco Javier García, se reunía con la presidenta del Gobierno navarro, Uxue Barkos. El ejecutivo foral, respaldado por Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra, considera que la decisión del grupo alemán supone “una oportunidad importante e ilusionante” para la economía de la comunidad. “La fabricación de este nuevo modelo se traducirá en generación de riqueza y de empleo de calidad, precisamente en un sector estratégico para nuestra Comunidad”, sostiene la presidenta Barkos, que añade que la elección de Pamplona también “evidencia que Navarra es símbolo de confianza y garantía”. El consorcio alemán había comunicado también su decisión antes al ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos.

Volkswagen Navarra ha fabricado más de siete millones de unidades del modelo Polo, correspondientes a cuatro generaciones de este modelo desde 1984. En 2015, la producción ascendió a 298.358 unidades, de las que el 91% se destinó a exportaciones a unos 60 países.

Buenas noticias para el automóvil

La de Landaben no es la única buena noticia que ha celebrado el sector español del automóvil en los últimos días. A principios de este mes, Renault anunció una inversión de 600 millones de euros en España para la fabricación de un nuevo modelo -que no especificó- y un nuevo motor en la fábrica de Valladolid, así como otras inversiones en la de Palencia que suponen la creación de 3.000 empleos. Unos días más tarde, Citröen también anunció la fabricación de un nuevo coche en la planta de Vigo, con una inversión de 700 millones hasta 2020, 640 de ellos en la factoría gallega.

Más información