Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

JPMorgan Chase reduce el beneficio por las turbulencias

La volatilidad en el negocio de renta variable y el desplome de la energía lastran el rendimiento del mayor banco de Estados Unidos

Sede del banco JPMorgan Chase en Manhattan
Sede del banco JPMorgan Chase en Manhattan AFP

El arranque del año estuvo dominado por las turbulencias en los mercados financieros globales y esa tensión afectó al negocio de los grandes bancos de Wall Street. JPMorgan Chase, el mayor grupo financiero por activos, registró una caída del 7% en el beneficio correspondiente al primer trimestre. La entidad que dirige Jamie Dimon vio también como se redujeron sus ingresos un 3%.

JPMorgan Chase ganó 5.520 millones de dólares entre enero y marzo, tras facturar 23.400 millones en ese periodo. Hay dos factores que explican esta caída en el rendimiento. Por un lado, cayó la actividad en su división de banca de inversión Ahí hizo de lastre el negocio de la renta fija. Por otro, está la presión en el sector de la energía por el desplome de precios en el petróleo y el gas natural

Dimon admite que el escenario actual tiene un impacto inevitable en toda la industria financiera, pero pese a ello considera que los resultados son “sólidos”. Esta caída en el beneficio sucede, además, sin que el banco haya reportado cargas extraordinarias por los litigios que heredó de la crisis financiera. Es la primera vez en más de dos años que sus cuentas están limpias en este sentido.

Los títulos de JPMorgan se dejan un 10% en lo que va de año. Es, en cualquier caso, menos que el 15% de Goldman Sachs, el otro gran banco que integra el índice Dow Jones. Los resultados publicados son mejores de lo esperado. La entidad asegura que su cartera global de deuda no está sufriendo un deterioro mayor por las dificultades en el sector de la energía.

JPMorgan es el primer gran banco que presenta resultados. Este jueves es el turno de Bank of America y Wells Fargo. Citigroup publica las cuentas correspondientes a los tres primeros meses del año el viernes, mientras que Goldman Sachs y Morgan Stanley lo harán a comienzos de la semana próxima. Los valores de todas estas entidades están teniendo un arranque de año complicado.

Son también los primeros resultados trimestrales que se publican desde que la Reserva Federal iniciara en diciembre el proceso de normalización de la política monetaria, con el primer alza de tipos de interés en nueve años. El impacto del encarecimiento del dinero es imperceptible en el negocio de los bancos, como señala JPMorgan. Para eso necesitaría que se colocarán por encima del 1%.

La Fed suspende los planes de quiebra de cinco bancos

S. P.

La Reserva Federal publicó antes de la apertura de Wall Street los resultados del examen de los planes de desmantelamiento que le presentaron las entidades sistémicas, una especie de “testamentos en vida” en los que se detalla como afrontarán un proceso de quiebra como el que llegó a la desaparición de Lehman Brothers. El regulador de la gran banca suspendió el JPMorgan Chase, Bank of America, Wells Fargo, Bank of New York Mellon y State Street.

Considera que los planes que proponen no son creíbles y les da de plazo hasta el próximo 1 de octubre para que los modifiquen. En total fueron examinados ocho bancos. Goldman Sachs y Morgan Stanley tendrán que hacer ajustes menores. La única que aprueba es Citigroup. Es una de las medidas adoptadas tras la crisis para acabar con la idea de que hay bancos que son demasiado grandes para quebrar.

El objetivo de estos testamentos es el de detallar el proceso que seguirán las firmas para desmantelar sus operaciones sin que eso afecte al bolsillo del contribuyente, como sucedió con el rescate de la aseguradora AIG, de Bank of America y Citigroup. La Fed tiene autoridad para elevar los requerimientos de capital a los bancos o limitar algunas de sus operaciones si no cumplen con la Dodd-Frank Act.