Linde insiste en el impacto negativo de frenar las reformas tras el 20-D

El Banco de España aboga por más ajustes si se confirma el desvío en el objetivo del déficit

Luis Linde, gobernador del Banco de España, en el Senado.
Luis Linde, gobernador del Banco de España, en el Senado. EFE

En su primer análisis tras las elecciones generales del 20-D, el Banco de España insiste en el mensaje que ya planteaba antes de los comicios. Para el supervisor del sector financiero, "la principal fuente de incertidumbre" que afecta, "a escala interna", a su pronóstico de crecimiento (3,2% este año, 2,8% en 2016) "está asociada al curso de las políticas económicas, dada la influencia que ejercen, en particular, la agenda reformadora y la política presupuestaria sobre la confianza y las decisiones de gasto" de empresas y familias.

La perspectiva del Banco de España ha sido emulada en las últimas horas por agencias de calificación de riesgo, como Moody's y Fitch, servicios de estudios de la banca internacional o analistas financieros, al analizar los resultados de las elecciones generales españolas, que dejan un Parlamento fragmentado y con dificultades para alumbrar un Gobierno estable.

"Un posible agotamiento en el proceso de aplicación de reformas estructurales podría afectar negativamente las expectativas de crecimiento e incidir negativamente en las decisiones corrientes de consumo e inversión", asegura el Banco de España en el boletín económico publicado este martes. El eventual riesgo que implicaría una "reversión de las reformas" -PSOE y Podemos han asegurado que derogarán la reforma laboral, por ejemplo-, ha sido también un argumento habitual de las proclamas de dirigentes del Gobierno del PP en los últimos meses.

El supervisor rescata también su advertencia sobre la necesidad de cumplir lo pactado con Bruselas para reducir el déficit público. En la campaña electoral, Pedro Sánchez, líder del PSOE, afirmó que "se necesita una senda realista de ajuste que deje el déficit en el 1% en 2019". Para esa fecha, el Gobierno del PP tiene previsto que esté en el 0%. Ciudadanos ha reconocido que las últimas medidas de rebaja fiscal que ha propuesto, "impedirá cumplir con el objetivo" de déficit del próximo año. Podemos pide tres años más en bajar del 3% de déficit, algo que el PP quiere cumplir en 2016. Y las mismas cuentas de los populares apuntan a un imcumplimiento del objetivo previsto para este año (un desfase del 4,2% del PIB). 

"La necesidad de corregir eventuales desviaciones en la ejecución de los planes presupuestarios de las Administraciones Públicas, cuyo cumplimiento es esencial para preservar la confianza de los agentes, podría comportar algún efecto negativo sobre la actividad a corto plazo", dice el Banco de España sobre la posible necesidad de más ajustes ante la marcha de las cuentas públicas en 2015.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS