Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los líderes de dos federaciones de UGT optan a suceder a Méndez

Miguel Ángel Cilleros (Transporte) y Gustavo Santana (Canarias) se postulan a la secretaría general del sindicato. Josep Maria Álvarez (Cataluña), también está recabando apoyos

El secretario general de UGT, Cándido Méndez.
El secretario general de UGT, Cándido Méndez. EFE

La lista de candidatos a suceder a Cándido Méndez al frente de UGT comienza configurarse. El jueves, el líder del transporte, Miguel Ángel Cilleros, anunció en el congreso regional de su federación madrileña que él optaría al cargo. Este viernes, el secretario general de Canarias, Gustavo Santana, le dirá esto mismo a Méndez, con quien comparte un acto en las islas. Y también está ultimando su candidatura el histórico líder de la organización en Cataluña, Josep María Álvarez. El Congreso que iniciará una nueva era en UGT, tras 22 años de Cándido Méndez al frente, se celebrará el próximo marzo.

Desde que UGT celebró el 26 y 27 de noviembre su comité confederal en que el aprobó la futura organización del sindicato, se esperaba que los aspirantes a suceder a Cándido Méndez movieran ficha. Quien ha sido más de dos décadas secretario general había anunciado que no optaría a la reelección hace meses. El primer nombre que salió a la palestra y que estaba en boca de todos los militantes se confirmó este jueves. Miguel Ángel Cilleros, mecánico de Renfe, de 53 años, y líder de la Federación de Transporte desde 2005, anunció en un congreso regional que optaría al cargo. Un desliz en Twitter de un asistente adelantó los planes de quien oficialmente presentará su candidatura la semana que viene, apuntan fuentes oficiales de su federación.

Este viernes dará el paso Gustavo Santana, trabajador social de 39 años. “Es un momento histórico en el que el sindicalismo debe tomar decisiones valientes”, apunta en una conversación con EL PAÍS en la que avanza que le va a comentar a Méndez sus intenciones en el acto que compartirán. Es lo mismo que hizo el miércoles Cilleros a miembros de la dirección confederal del sindicato, apuntan desde ese órgano.

Santana, que fue diputado del PSOE durante un año, ha sido beligerante con los recortes y apuesta por un sindicalismo “similar al alemán” [siempre un referente en UGT], en el que lo que prime sea mantener los puestos de trabajo y ampliar la formación en las empresas.

En la batalla por la sucesión, estará probablemente el líder de UGT en Cataluña, Josep María Álvarez. “Estoy comprobando si podemos hacer un proyecto y un equipo. Sé que hay una organización que me apoya [en referencia a la MCA] y se habla de otra [la federación de servicios públicos] pero tengo que saber si puedo formar ese proyecto y ese equipo. Si es así, daré el paso", señaló al teléfono. Dicho de otra forma, Álvarez sopesa apoyos para dar el paso definitivo, entre ellos está la organización que dirige desde 1990 y el de la federación del metal, MCA, que lo anunció hace casi un mes.

Tan seriamente baraja Álvarez su candidatura que el próximo 18 de diciembre se reunirá con la cúpula de la Federación de Servicios Públicos (FSP), la federación más numerosa del sindicato, para presentarle su proyecto. El 12 de enero, tras las vacaciones, será Cilleros quien lo hará. “Es el procedimiento que hemos establecido”, apunta Julio Lacuerda, líder de la FSP, “y en el congreso extraordinario de enero, cuando decidamos quienes son los delegados, ya nos posicionaremos”. Un proceso similar anuncia el secretario general de la Federación de Enseñanza, Carlos López Cortiñas, sin concretar las fechas.

Ocho años al frente

Cilleros cuenta ya con el apoyo de la Federación de Servicios, como apunta su secretario general, José Miguel Villa. “Vamos a apoyar su candidatura, porque tiene el perfil adecuado”, señala. En su opinión, quien se haga cargo de UGT debe poder permanecer ocho años al frente para desarrollar un proyecto y tener experiencia. En principio, la Federación de Industria y Trabajadores Agrarios (Fitag) también apoyaría a Cilleros, aunque Antonio Deusa, su secretario general, matiza que la decisión definitiva está supeditada a qué candidatos se presenten finalmente.

El perfil del que habla Villa coincide con el que ha defendido en ocasiones Cándido Méndez. El secretario general actual, sin dar nombres, dibuja a su sucesor como alguien con experiencia orgánica en la organización, que tenga entre 45 y 55 años. En este marco encaja Cilleros como un guante.

A Lacuerda, cuyo respaldo puede ser decisivo, el perfil de Méndez le vale "al 90%". ¿A qué hace referencia el 10% restante? "A la edad", responde, lo que abre la puerta a la candidatura de Álvarez, con mucha experiencia.

Más información