Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PEDRO PÉREZ-LLORCA / DIRECTOR DEL DESPACHO PÉREZ-LLORCA

“La crisis ha sido más sobrevivida que aprovechada”

Pedro Pérez-Llorca
Pedro Pérez-Llorca

Licenciado en Económicas y Derecho, Pedro Pérez-Llorca Zamora (Madrid, 1968) dirige el despacho de abogados que fundó su padre, José Pedro Pérez-Llorca, uno de los redactores de la Constitución. Y lo hace con una seriedad y pasión no disimulada. Su carrera comenzó en Uría y Menéndez, y a mediados de los noventa se incorporó al despacho familiar para iniciar una expansión que lo ha transformado en uno de los cinco primeros bufetes españoles.

Pregunta. ¿Cuál es la situación del sector?

Respuesta. Podemos estar orgullosos del nivel de oferta. Se han incorporado firmas internacionales. El resultado es que hay un mercado muy competitivo, tanto en calidad como en precio, y una lucha por el cliente y el talento.

P. ¿Cómo ha afrontado el sector jurídico la crisis?

R. Ha sido un periodo dificilísimo, tanto por la disminución de grandes operaciones (fusiones y adquisiciones, mercado de capitales o private equity) como en la facturación, que se ha visto reducida a la cuarta parte. Pese a ello, hemos sobrevivido todos. No ha habido quiebras ni despachos internacionales que hayan abandonado España. Si me hubiera preguntado en 2009 le habría dibujado cambios más drásticos. Se ha puesto de manifiesto la fortaleza del sector. Un factor que ha contribuido ha sido el bajo endeudamiento y la capacidad financiera. Esta experiencia ha servido para ser más eficientes y tener costes más ajustados.

P. O sea, que han aprovechado la crisis.

R. La crisis ha sido más sobrevivida que aprovechada.

P. ¿Dan por superada la crisis?

R. Desde la óptica de la inversión la percepción es que sí, desde el verano de 2012. Probablemente desde el punto de vista del consumo decir que ha habido una recuperación desde ese año no es tan correcto.

“Un factor que influye en el empleo ha sido el sistema educativo disfuncional”  

P. ¿Ha sido efectiva la política económica llevada a cabo?

R. Ha ayudado. Se han hecho algunas cosas buenas que han facilitado la inversión, como la solución adoptada con las cajas de ahorros. Otro ejemplo sería la reforma laboral, que tiene aspectos criticables, pero que ha facilitado el empleo.

P. ¿Cuáles son las reformas pendientes?

R. El principal reto del próximo Gobierno es darle una solución a la situación en Cataluña. En la vertiente económica, es el empleo. Es necesario investigar cuáles son los factores que han influido, aparte del económico, para contar con una de las tasas de paro más altas de la Eurozona. Uno de ellos lo encontraríamos en el sistema educativo disfuncional, que no consigue producir personas con un nivel de preparación adecuado. Es cierto que tenemos escuelas de negocios muy bien clasificadas, pero las universidades no aparecen ni entre las 100 primeras, y los niños tampoco salen bien preparados de los colegios. Por el contrario, tenemos una sanidad reconocida por todo el mundo como muy buena, aunque debería ser más sostenible.

P. ¿Y la justicia?

R. Es bastante buena. Y hay que señalar un hecho muy importante: no es corrupta. Los jueces realizan su labor de forma eficiente, y se ha introducido un principio de especialización que funciona de forma positiva. El problema que hay es de medios. Los partidos no invierten en justicia porque los ciudadanos no la perciben como una necesidad. Los abogados hablamos de la sanidad, la educación y la justicia como los tres pilares del Estado de bienestar; sin embargo, el ciudadano se olvida de la última.

P. ¿Se atreve a hacer un pronóstico sobre qué sectores van a crecer con más fuerza?

R. Ha habido una reactivación del turismo y la alimentación, con operaciones en las que se nota apetito inversor. Luego está el sector inmobiliario, donde ahora tenemos un nivel de inversión enorme. No vamos a tener una gran inversión en infraestructuras, pero sí va a haber un aumento en sus tasas de utilización.

P. ¿En finanzas y electricidad?

R. El sector energético todavía está absorbiendo el fiasco de las renovables, donde no se han cumplido las expectativas de inversión. Eso va a dar pie a un proceso de fusiones, adquisiciones y reestructuraciones. En banca, el marco regulatorio está reformado y ahora tendremos que ver cómo se recupera el crédito. Los bancos tienen un marco que impone un nivel de prudencia superior que hace que aparezcan los fondos como nuevos proveedores de crédito. Vamos a un sector más dual.

“Los partidos no invierten en justicia porque no se percibe como una necesidad”

P. ¿Qué peso tiene el sector exterior en la facturación?

R. Tradicionalmente hemos dependido mucho de la inversión exterior. Sin embargo, durante la crisis, esa dependencia en parte se ha visto reducida. Por el contrario, tenemos un mayor número de clientes españoles. La situación actual es de un 50% entre clientes españoles y extranjeros.

P. ¿La internacionalización ha elevado su trabajo?

R. Sí. Las empresas demandan más cuando van a un mercado que no conocen. Un despacho de esta dimensión no puede dar solo servicio en España. Para el cliente español típico más de la mitad del negocio se sitúa fuera de España.

P. ¿La competencia es dura?

R. La competencia es durísima en dos ámbitos, el cliente y el talento. Nuestro objetivo es que los universitarios más brillantes vengan aquí y no al despacho de enfrente.

P. ¿Pesa el apellido?

R. Muchísimo. Siempre a favor. Ser hijo de una persona inteligente que ha hecho cosas importantes tiene sus pros y sus contras. Entre estos está la presunción de que el hijo no dará el nivel. Eso no es particularmente agradable, pero las cosas buenas arrollan a las malas, que sirven de acicate.