Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dinero ‘aparcado’ por bancos en el BCE, en máximos desde enero de 2013

La incertidumbre está directamente relacionada con los depósitos en el Eurobanco

El presidente del BCE, Mario Draghi, el martes en Fráncfort. Ampliar foto
El presidente del BCE, Mario Draghi, el martes en Fráncfort. AP

Los bancos de la eurozona han depositado este miércoles en el Banco Central Europeo (BCE) un total de 181.471 millones de euros, una cifra un 3,8% superior a la que mantenían el día antes y la más alta desde el 31 de enero de 2013, a pesar de que el instituto emisor cobra a las entidades un 0,20% por la liquidez aparcada en su facilidad de depósito y su presidente, Mario Draghi, advirtió en su última intervención ante los medios hace dos semanas de que la entidad estudia rebajar aún más esta tasa. El dinero aparcado en el instituto emisor está directamente correlacionado con los riesgos percibidos por el conjunto de la economía y, muy especialmente, para el sector bancario. La cifra de este miércoles, pese a ser elevada respecto a la media de los últimos meses, aún está lejos de la registrada el 5 de marzo de 2012, en plena crisis de deuda europea, cuando alcanzó los 827.534 millones de euros.

El uso de la facilidad de depósito por parte de las entidades europeas aumentó notablemente durante el mes de julio, coincidiendo con los momentos de mayor incertidumbre sobre Grecia, y el movimiento volvió a repetirse puntualmente en agosto en paralelo a las turbulencias bursátiles en China y los primeros síntomas de problemas en los mercados emergentes, con las materias primas en mínimos de más de una década.

Sin embargo, después de la relajación observada en septiembre y en menor medida durante octubre —pese a las persistentes dudas sobre la calidad de la recuperación económica europea—, en los primeros días del mes de noviembre los bancos de la zona euro han depositado en el BCE una media de 171.180 millones de euros diarios, un 5,9% más que en octubre y un 15,6% más que en septiembre, cuadruplicando la cifra aparcada en el Eurobanco en el mismo periodo de noviembre de 2014.

Desde septiembre de 2014, el BCE aplica a su facilidad de depósito una tasa negativa del 0,20%, lo que implica que los bancos deben pagar al instituto emisor por el dinero que dejan cada día al resguardo del banco central. La entidad empezó a aplicar este interés negativo a su facilidad de depósito en junio del año pasado. Permanecía a cero desde julio de 2012.

En su última rueda de prensa tras la reunión de política monetaria del Consejo de Gobierno del BCE celebrado en Malta, Draghi desveló que los miembros de la institución no cierran la puerta a rebajar aún más el interés aplicado a la facilidad de depósito. "Se ha discutido una mayor bajada de la tasa de depósito", reconoció ante los medios. Un nuevo encarecimiento del precio de depositar dinero en la entidad debería empujar a los bancos a dedicar más dinero a crédito e inversión o, lo que es lo mismo, a la economía real.

Más información