Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca griega tiene un agujero de 14.400 millones, más del 8% del PIB

El BCE reclama a las cuatro mayores entidades que tengan listos sus planes de recapitalización el próximo viernes

Exterior de Alpha Bank en Atenas (Grecia).
Exterior de Alpha Bank en Atenas (Grecia). Afp

La incertidumbre política, con meses de duras negociaciones que provocaron millonarias salidas de depósitos, un corralito y una nueva recaída en la recesión antes de acordar el tercer rescate europeo, ha dejado una profunda cicatriz en el sistema financiero griego. El Banco Central Europeo (BCE) anunció este sábado que el agujero de capital en los cuatro grandes bancos helenos asciende a 14.400 millones de euros. Se trata de una cifra enorme —en torno a un 8% del PIB griego— pero considerablemente menor de lo que se pensaba en verano: Atenas y la troika reservaron entonces 25.000 de los 86.000 millones del rescate para la banca.

Barrida por un viento de desastre desde 2010, Grecia empieza a asomar la cabeza tras la fenomenal incertidumbre que siguió a la llegada de Syriza al poder, en enero de este año, a la que siguió una ardua negociación que acabó con un tercer rescate asociado a exigentes condiciones. Atenas aún necesita que un buen puñado de cosas salgan a la perfección. El BCE despejó este sábado una incógnita clave: las cuatro grandes entidades griegas (Banco del Pireo, BNG, Alpha y Eurobank) necesitan prácticamente de inmediato 14.400 millones, después de las salidas de depósitos, el corralito y la vuelta a la recesión que provocó la inestabilidad asociada a las negociaciones entre Grecia y los socios del euro. Los analistas estiman que los bancos pueden levantar en los mercados en torno a 5.000 millones; el resto de la factura correrá a cargo del rescate.

La banca griega tiene un agujero de 14.400 millones, más del 8% del PIB

La cifra final es enorme: 14.400 millones es algo más del 8% del PIB de Grecia. Pero a la vez esos números son muy inferiores a los 25.000 millones que dejaron aparcados para los bancos la troika y Atenas cuando pactaron el salvavidas griego, en julio.

El BCE ha sometido al sector financiero griego a un exhaustivo chequeo. En el escenario más adverso —una caída del PIB del 7% hasta 2017—, las grandes entidades necesitan esos 14.400 millones, que se elevan a 15.400 millones si se contabilizan los fondos que necesita una quinta entidad, Attica Bank, según el Banco de Grecia. En el escenario base (caída del PIB del 3,5% hasta 2016), el agujero sería de 4.400 millones.

El tiempo apremia. El BCE exige a las entidades que presenten sus planes para reforzar su capital el próximo viernes. El Parlamento griego debe aprobar hoy la ley de recapitalización bancaria. El problema bancario tiene que estar completamente resuelto antes del 31 de diciembre. De lo contrario, a Grecia se le aplicarían las nuevas reglas europeas relativas a los rescates financieros, que obligan a aplicar quitas a los accionistas, acreedores e incluso depositantes de los bancos si hay ayudas públicas de por medio.

La banca griega tiene un agujero de 14.400 millones, más del 8% del PIB

El jaleo en Grecia dista mucho de haberse acabado. La recesión es menos profunda de lo previsto, los controles de capital se levantan paulatinamente y la banca está menos tocada de lo que parecía. Pero Atenas depende del primer examen de la troika, que tendría que estar listo en unas semanas, para obtener los fondos que necesita imperiosamente para no asfixiarse. Y sobre todo, para acceder a la reestructuración de la deuda, que daría a Grecia un sensacional balón de oxígeno.

La Comisión Europea y el Gobierno de Alexis Tsipras saludaron el examen del BCE como un paso en la buena dirección para recuperar la maltrecha confianza en Grecia. Pero las tripas de ese chequeo dejan alguna señal preocupante: la morosidad —los créditos con impagos de al menos 90 días— afecta a deudas por importe de 107.000 millones, más del 60% del PIB. El Ejecutivo asegura que lleva bien encaminadas el 90% de las medidas que exige el rescate; Bruselas habla de apenas el 30%. Faltan leyes espinosas, con una subida del IVA educativo o la normativa de desahucios, y en breve entrarán en vigor las rebajas de pensiones acordadas con la troika. A Tsipras le queda un camino complicado por delante. Todo sería algo más fácil si los bancos vuelven a la normalidad, las ayudas llegan en tiempo y forma y Grecia se quita una parte de la deuda con la prometida reestructuración. Pero para eso hay que cumplir todas y cada una de las exigencias de los acreedores.