Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los consumidores se unen para pagar menos por la biomasa

Más de 2.000 personas se apuntan a la primera compra colectiva de pellet impulsada por la OCU

Más de 2.000 personas se han unido desde el pasado mes de septiembre a la primera compra colectiva de biomasa, una iniciativa impulsada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Pretende llevar a cabo una compra colectiva de pellet a mejores precios. El pellet se logra a partir de restos agrícolas, forestales y cultivos energéticos. Tras un proceso de trituración, secado, molienda, prensado y enfriado, se obtiene un producto cilíndrico con un diámetro de seis milímetros y una longitud de 40.

En España se han instalado más de 130.000 estufas y calderas de biomasa, según la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa. Esta energía, cuyo consumo crece cada año, permite ahorrar hasta el 45% en la factura respecto al uso de combustibles fósiles, y eliminar las emisiones de CO2. Se trata de una de las formas más antiguas y naturales que ha utilizado el ser humano para calentarse, ya que su materia prima es serrín, hueso de aceituna, astilla, cáscara de almendra o de piñón.

La biomasa es una solución para calentar estancias, fácil de instalar, ecológica y con muchas ventajas económicas. La biomasa puede convertirse en una alternativa adecuada para la climatización de los hogares. Es cierto que no es posible suministrar el 100% de la energía con la biomasa, pero se mejoraría la independencia energética equilibrando el mix energético español. OCU ha analizado varias estufas de pellets, el equivalente moderno a una estufa tradicional de leña, y ha comprobado sus ventajas: una resistencia eléctrica que facilita el encendido y la quema automatizada, un termostato regulable para controlar la temperatura, o un ventilador para acelerar la difusión del calor por la habitación. Además, se ha analizado el combustible necesario para su funcionamiento, los pellets, unas barritas cilíndricas de residuos compactados de madera, con alto poder calorífico a precios más que económicos. Un saco de 15 kilos de este biocombustible cuesta unos 5,40 euros -un litro de gasóleo cuesta cuatro veces más que un kilo de pellet-.

Para OCU el mayor atractivo de esta tecnología se centra en el ahorro que supone y lo rápido que se amortiza la inversión. A modo de ejemplo, una estufa de pellets de 8,5 kW, suficiente para calentar una estancia de hasta 70 metros que funcione unas cinco horas al día supone aproximadamente un 40% de ahorro respecto a una estufa similar alimentada por gasoil. No es la primera vez que OCU apuesta por esta forma de adquisición. Antes fueron el carburante, la  electricidad y el  móvil.

Se puede acceder a la inscripción hasta el 29 de octubre. Posteriormente OCU continuará con las negociaciones para conseguir unos mejores precios y lanzará la segunda fase para que los consumidores puedan beneficiarse de las ofertas logradas en noviembre. OCU, junto con otras organizaciones europeas participa en el programa CLEAR, un programa destinado a la promoción de la eficiencia energética entre los consumidores. Tiene como principal objetivo impulsar el desarrollo de las tecnologías más eficientes que presentan beneficios para los consumidores y el medio ambiente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información