Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica llevará la fibra a todo el país en 2020 con normas adecuadas

La operadora no está dispuesta a tener la Champions a cualquier precio

Fibra óptica de telefónica
El presidente de Telefónica España, Luis Miguel Gilpérez. EFE

Telefónica se ha comprometido a llevar la fibra óptica de banda ancha fija en 2020 a todas las poblaciones que tengan más de 1.000 habitantes, lo que supone el 97% de los hogares, y a dar una cobertura universal de telefonía móvil 4G para esa fecha, según anunció este jueves en Santander el presidente de Telefónica España, Luis Miguel Gilpérez. No obstante el compromiso está supeditado a que la regulación que prepara la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) favorezca la inversión “y permita competir a Telefónica en un plano de igualdad con el resto de operadores”.

Telefónica ya ha manifestado su rotunda oposición al modelo inicial propuesto por la CNMC que obliga a la operadora a compartir su red de fibra en toda España salvo en 16 grandes ciudades donde existen otras redes de fibra. Tampoco convence a la operadora el modelo alternativo que baraja el regulador de que Telefónica tenga que ceder su red en las poblaciones con menos habitantes (por ejemplo, menos 100.000 habitantes). Tanto Vodafone como Orange se oponen a cualquier modelo que libere a Telefónica de la obligación de ceder su red en la mayor parte del territorio.

Gilpérez indicó que la regulación debe evitar la imposición de obligaciones de acceso a las nuevas redes allí donde exista potencial de competencia en infraestructuras, eliminar la redundancia de obligaciones mayoristas y promover un reparto equitativo de los riesgos en el acceso mayorista a las nuevas redes. “No puede ser que el único operador que tenga regulados sus precios sea Telefónica”, dijo.

Telefónica estima que este plan de extensión de la red fibra le supondrá una inversión adicional de en torno a 1.400 millones de euros, para pasar de los actuales 14 millones de hogares que pueden contratar ya la fibra a 28 millones. A esa inversión de red habría a que añadir el coste de hacer efectiva la conexión en el interior del domicilio a aquellos usuarios que decidan contratar el servicio, a razón de 250 euros por cada abonado.

La inversión de la operadora en España supera los 10.000 millones de euros en el periodo 2010-2014, de los que un 67% se ha destinado a la construcción de las nuevas redes de ultra banda ancha fija y móvil.

Gilpérez enfatizó que “con estos despliegues sin precedentes,” España sería el primer país que acabaría prácticamente con la brecha digital por motivos geográficos, al disponer de conectividad de ultra banda ancha en todas las poblaciones de más de 1.000 habitantes y cobertura móvil de última generación para la práctica totalidad de los clientes.

“Cuando confluyen el compromiso inversor de Telefónica y un marco regulatorio que apoya un modelo competitivo basado en la inversión y la innovación, España se pone a la cabeza de Europa, y puede ser líder a nivel mundial”, afirmó Gilpérez, que tomó parte en la última jornada del 29 Encuentro de Telecomunicaciones y Economía Digital que se celebra en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

El primer ejecutivo de Telefónica España recordó que actualmente el mercado español está a la cabeza de Europa en ofertas convergentes, y Movistar lidera este segmento con más de cuatro millones de hogares con Movistar Fusión. En fibra, España es líder europeo en número de clientes conectados, que superan los dos millones.

Oferta de fútbol

En el ámbito de la televisión, Gilpérez indicó que Movistar es el operador europeo que más ha crecido en clientes,” tras haber conseguido reactivar un mercado estancado gracias a su propuesta diferencial”, que, en materia de deportes, contiene Fórnmula 1, motociclismo, y la Liga y La Copa, entre otros.

El directivo reconoció que para la oferta de televisión de Telefónica es “importante” y no se pueden “desacreditar” las máximas competiciones europeas —Champions y Europa League—, cuyos derechos posee Mediapro pero que no están dispuestos “a pagar a cualquier precio”.

A solo dos semanas de que comience la máxima competición continental, las negociaciones entre Movistar+ y Mediapro se han estancado. La productora catalana, junto con Al Yazira, aspira a recaudar hasta 200 millones de euros de los que 150 millones los abonaría Telefónica, según fuentes de la negociación. Aunque sus competidores Vodafone y Orange ya han cerrado el acuerdo para dar esos partidos, la operadora entiende que lo que le pide Mediapro no se puede rentabilizar y podría renunciar a la compra de esos derechos, aunque sus abonados de televisión lo podrían contratar directamente (a través de BeIN Sport).

Más información