Las motos abren gas

Tras años de caídas, las ventas repuntan por la apuesta por la movilidad de las ciudades

Concentración de motocicletas celebrada en Barcelona.
Concentración de motocicletas celebrada en Barcelona.Carme Secanella

Tras seis años de caídas continuas en uno de los sectores más afectados por la crisis, las ventas de motocicletas iniciaron en 2014 una remontada que, en los meses transcurridos de este ejercicio, no sólo se ha consolidado, sino que avanza a una velocidad superior a las previsiones. Según el secretario general de la Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas —Anesdor—, José María Riaño, “el aumento de las matriculaciones de motos en un 20% en nuestro país en la primera mitad del año es un dato muy alentador que nos ha obligado no sólo a revisar el pronóstico de ventas para 2015, que ahora fijamos en 148.500 unidades, sino el previsto para 2016, en que confiamos rozar el umbral de los 170.000 vehículos”. De momento, los datos que se están registrando este mes de agosto van a completar dos años de crecimiento sostenido desde el cambio de tendencia iniciado en septiembre de 2013.

Un crecimiento que se ha producido además, en todos los ámbitos, ya que en los últimos meses se ha realizado un elevado número de operaciones de venta en los canales de empresas y de alquiler. Aunque, como señala Riaño, “el mercado particular es el verdadero motor del crecimiento por su volumen y su evolución”.

Según el representante de Anesdor, han sido dos los motores fundamentales de esta salida del túnel: la recuperación económica y el papel más activo de las administraciones municipales que “van tomando nota de las ventajas de la moto y están contribuyendo a mejorar la movilidad de las personas con políticas específicas”. Y no esconden su satisfacción con algunos de estos nuevos responsables: “Estamos contentos con las declaraciones alentadoras que se han producido a propósito de la moto por parte de algunos de los nuevos equipos de gobierno municipales que han sido elegidos el pasado mes mayo, entre ellos los liderados por Manuela Carmena y Ada Colau, en Madrid y Barcelona”. Son, para Riaño, “las plazas más importantes” además de pioneras y cuyo ejemplo están siguiendo ya otras ciudades como Sevilla, Córdoba, Vigo, Las Palmas o Málaga.

Por su parte, el vicepresidente tercero de Anesdor, Carlos Wang, añade otro factor como es “el clima caluroso y seco, con cifras récord durante 2015, sobre todo durante los tres primeros meses del año, tradicionalmente considerados meses valle. Eso ha permitido registrar un inicio de año atípico con intensas mejoras en las ventas”.

Más información
Mi moto y yo
El fabricante de motos Gas Gas presenta preconcurso de acreedores
Las motos salen del bache
El nuevo reto de Bultaco

Todos los segmentos están notando la recuperación, en la que, paradójicamente, destacan hasta ahora las motos de mayor cilindrada. Los ciclomotores, mucho más lentos en acusar el aumento de las ventas, se han visto afectados directamente por medidas administrativas, como la tomada en 2010 para elevar de 14 a 15 años la edad mínima para su uso. Ahora por fin están viendo “el final del túnel”. Se trata, según Carlos Wang, que también es director de marketing en España de la firma taiwanesa Kymco, de un segmento “completamente exangüe tras 10 años de caídas acumuladas, que ha conseguido rebotar en 2015 con un incremento [en las ventas] de casi dos dígitos (9,43%) y alcanzar una cuota de mercado del 10,83%”. Una cuota muy meritoria si se tienen en cuenta los intensos crecimientos de las ventas de motocicletas de menos de 50 centímetros cúbicos. Y añade que “es importante destacar que la proyección de ventas para el total del año del mercado de los ciclomotores es aún mayor, un dato curioso, ya que estamos a punto de iniciar la temporada baja.”

Superar las expectativas ha sido una moneda de uso común en el ámbito de las dos ruedas este año. Incluso en Kymco, donde admiten tener una visión más optimista que la media del sector, piensan que “el mercado crecerá un 18% en 2015, nueve puntos porcentuales por encima de la previsión de Anesdor”. Un alza que según Wang, “no se recuerda desde los años del boom económico”.

Pero señala también que se trata de “un valor porcentual que obedece a la comparación con un 2014 recién salido del largo periodo de depresión económica de siete años, con un devastador efecto en el sector que le hizo retroceder 40 años en volumen de ventas”.

Y como ocurre con los automóviles, no esperan recuperar las abultadas cifras de mediados de la década pasada. Incluso se encuentran todavía lejos de alcanzar las 250.000 unidades de ciclomotores y motocicletas que en Anesdor se han marcado como objetivo sostenible, pero están decididos a aprovechar el fuerte impulso de este año para encarar una meta que dependerá “en gran medida de la gestión del próximo Gobierno”. Al Ejecutivo que salga de las urnas el secretario general de esta patronal plantea dos cuestiones: la mejora del sistema de permisos de conducir y una revisión de las cargas impositivas a los vehículos ligeros. “¿Por qué los gramos de dióxido de carbono de la moto se pagan más caros que los del coche?” se pregunta. Al mismo tiempo que denuncia el hecho de que “algunas motos llegan a pagar más del 40% de impuestos en su primera matriculación, aunque favorezcan la movilidad y contribuyan a la reducción de emisiones.”

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS