Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España, tercer país de la UE más afectado por las falsificaciones de textil

Destruyen 50.296 empleos y merman los ingresos empresariales en 4.127 millones

Prendas y accesorios intervenidos en enero por la Policía Nacional.
Prendas y accesorios intervenidos en enero por la Policía Nacional.

Las falsificaciones de ropa y calzado drenan 4.127 millones de euros cada año al sector en España —casi el 16% de las ventas totales— y destruyen 50.296 puestos de trabajo —el 13,5% del total sectorial—. Así lo afirma un estudio presentado este martes por la Oficina de Armonización del Mercado Comunitario (OAMI), una agencia europea con sede en Alicante, que sitúa a España como el tercer país de la UE en el que las falsificaciones textiles tienen un impacto mayor sobre el sector, solo superada por Grecia y Bulgaria.

En el conjunto de la Unión las pérdidas que acarrean las empresas legítimas se elevan hasta los 26.300 millones anuales, un 9,7% de los ingresos totales del sector. Estas ventas no materializadas se traducen, a su vez, en una pérdida de directa de unos 363.000 puestos de trabajo. Dada la estructura del sector, la OAMI estima que se ha producido una pérdida "desproporcionada" de empleo en el comercio al por menor. Cabe destacar que estas cifras no tienen en cuenta las importaciones, por lo que la caída estimada en las ventas y en el empleo está relacionada, únicamente, con los bienes producidos y consumidos en el interior de la UE.

Si se tienen en consideración los efectos indirectos sobre otros sectores y sobre la Administración, las pérdidas totales se disparan hasta los 43.300 millones en el conjunto de la UE, el efecto negativo sobre empleo se traduce en una reducción de 518.281 puestos de trabajo y la merma sobre los ingresos fiscales (IRPF, IVA, Impuesto de sociedades y cotizaciones a la Seguridad Social) sube hasta los 8.100 millones.

Para la elaboración de este estudio, la OAMI cuenta todo tipo de prendas de vestir (incluidas las deportivas), zapatos y accesorios como corbatas, pañuelos, cinturones y paraguas. En 2012, el año base en esta proyección, había unos 3,8 millones de personas empleadas en el sector de la confección y el calzado, de los que 2,3 millones dependían directamente del sector minorista, mayoritario en países como España y Francia y que representa el 64% del total. La agencia comunitaria subraya la "importancia" del sector en el conjunto de la Unión, pero incide en el peso de las manufacturas textiles en países como Italia, donde se ubica el 50% del total de la producción europea.

El organismo encargado de velar por la armonización del mercado común, uno de los pilares de la construcción europea, afirma haber identificado una importante concentración de "falsas empresas chinas" en las provincias de Nápoles, Lombardía y Marque, así como en las áreas de Prato y Florencia, todas ellas en Italia. "También se cree que ciertas partes de Madrid y alrededores sufren la infiltración de organizaciones criminales chinas", subraya el ente europeo, que destaca el "uso creciente" de redes sociales como Facebook para publicar álbumes de fotos de ropa y calzado falsos. Los comerciantes de mercancía falsificada organizan, además, "jornadas de puertas abiertas" en las que ofrecen a clientes actuales y potenciales "la oportunidad de visitar su casa o lugar de trabajo con el fin de buscar y comprar productos".

El estudio presentado este martes e la segunda investigación sectorial de la OAMI. En el primer estudio sectorial de esta agencia comunitaria, publicado el pasado, la agencia comunitaria analizó el sector de los cosméticos y situó a España a la cabeza de la UE en la falsificación de cosméticos.