Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Cómo es el nuevo demandante de vivienda?

El porcentaje de los españoles que opta por alquilar ha pasado del 6,4% al 40% y el 28% de los que se decantan por la compra solo está dispuesto a pagar entre 50.000 y 100.000 euros

La crisis inmobiliaria ha dejado tras de sí un nuevo demandante. Un 94% de los españoles piensa que hay un antes y un después y más de la mitad cree que desde 2008 ha cambiado mucho el tipo de inmueble que se demanda. Esta es la principal conclusión del estudio La demanda de vivienda en España, cambios tras la crisis, elaborado por Casaktua.com a través de más de 1.100 entrevistas realizadas en todo el territorio nacional.

Para empezar, son más los que optan por el alquiler. En la actualidad, el 77% de los encuestados vive en una casa en propiedad y el 23% restante en régimen de alquiler. Desde que comenzó la crisis, el porcentaje de gente que optó por alquilar antes que comprar ha pasado de ser un 6,4% a un 40%.

Cuatro de cada diez, en su mayoría menores de 50 años, están pensando en mudarse a una nueva vivienda a corto o medio plazo (28% en propiedad y un 14% en alquiler).

Aún así, la compra sigue siendo la opción mayoritaria entre las familias, las parejas sin hijos y los singles. Solo las familias monoparentales prefieren alquilar antes que comprar. Y según este estudio, de ese 14% muy pocos lo hacen por convicción: siete de cada diez afirman decantarse por el alquiler porque no les queda más remedio, alegando en su mayoría motivos económicos.

En el caso del alquiler, el 60% de los españoles cuenta con un presupuesto inferior a los 400 euros. Solo un 2,6% destinaría más de 1.000 euros a este concepto, mientras que aquellos que no pueden gastar más de 150 euros mensuales suponen casi el doble (4,4%).

A la hora de comprar, el 80% dice buscar casas más económicas; más de la mitad, inmuebles más pequeños; el 41%, que se prescinde de servicios comunitarios (piscina, zonas de recreo, jardines, etc.) y casi tres de cada diez, que se opta por zonas peores. Un 28% de los que optan por la compra solo está dispuesto a pagar entre 50.000 y 100.000 euros (el tramo de precio más frecuente), y otro 26% entre 100.000 y 150.000. Menos del 5% del total puede superar los 300.000 euros, mientras que casi el 7% tiene como límite los 50.000 euros.

Más de la mitad de los encuestados acudiría a entidades financieras para encontrar su futura vivienda, cifra que sube hasta el 75% en el caso de los que esperan aumentar la familia, bien con hijos o bien acogiendo a personas mayores. Los principales motivos para hacerlo: la buena oferta de viviendas y las facilidades de financiación que ofrecen. A nivel regional, Galicia (66%), Aragón (63%), Comunidad Valenciana y Canarias (ambas con un 61%) son las más predispuestas a acudir a estas entidades.

Tres de cada cuatro compradores llevan buscando una nueva casa un máximo de dos años y medio. El 40% de los que quieren cambiar su residencia habitual ha empezado este 2015, el 24% comenzó a hacerlo el año pasado y un 11% en 2013. Aunque en menor porcentaje, destaca que un 8% lleve intentado encontrar una vivienda a su gusto desde antes de la eclosión de la crisis y que un 5% lo haga desde los dos primeros años de la misma (2008-2009).

A pesar de la bajada de los precios, sigue siendo el principal obstáculo. Con la crisis, los que afirman que les cuesta encontrar un inmueble que puedan pagar han pasado de representar el 34% en 2008 al 41% en la actualidad. Le siguen, con un 31%, el sobrecoste que supone hacer frente a los impuestos y gastos derivados de la adquisición, como la notaría. Y la incertidumbre sobre la evolución de los precios, que ha visto duplicar su importancia desde el inicio de la crisis hasta afectar al 30% de los españoles. El acceso a la financiación (22%) y la falta de un asesoramiento especializado durante el proceso de compra (21%), son otras barreras importantes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >