Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eliminar barreras en casa cuesta más de 21.000 euros

Las personas con movilidad reducida encuentran más obstáculos en baños y cocinas

Producto de apoyo junto a grúa de techo, de Entorno Accesible
Producto de apoyo junto a grúa de techo, de Entorno Accesible

Cuando nos enfrentamos a situaciones de limitación e incluso dependencia es cuando nos damos cuenta que vivimos en entornos saturados de barreras arquitectónicas, especialmente presentes en el interior de la vivienda. "Son estos elementos los que nos limitan a la hora de realizar nuestras actividades diarias y no nuestras capacidades", comentan en la empresa especializada en obras de adaptación, Entorno Accesible.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), las mayores dificultades dentro del hogar se encuentran en el baño, la cocina y en el portal de la casa. "Cuando se trata de adecuaciones para personas mayores, la transformación más solicitada es la intervención en el baño, por las dificultades de movilidad que se generan en dicho espacio", explican en Entorno Accesible.

Sin embargo, cuando se trata de personas con algún tipo de discapacidad, las actuaciones suelen ser más variadas. Desde instalaciones de elevadores para salvar desniveles, adecuaciones y automatizaciones de puertas, cocinas más accesibles con muebles adaptados, instalaciones domóticas... "No hay que olvidar que las transformaciones no siempre son demandadas para resolver barreras a la movilidad, sino que también se solicitan soluciones para los obstáculos en comunicación, como por ejemplo, la adaptación de comunicadores bidireccionales, los bucles de inducción magnética-que permiten mejorar la señal de audio de las personas con dificultades a través de la instalación de un sistema de sonido que actúa como amplificador-, etc.", comentan.

Por esta razón, no todas las soluciones serán adecuadas para todos. Según el portal, SerCuidador, iniciativa del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, adoptar una estrategia u otra dependerá de las dificultades de cada familiar. “No se trata solo de acometer unas obras, sino que hay que ofrecer una solución personalizada a las necesidades de cada persona”, recalcan en Entorno Accesible.

Para ello, esta compañía se encarga de realizar un diseño en base al uso que cada unidad familiar hace habitualmente del entorno. Así pueden prever sus necesidades a medio y largo plazo y sustituir sus limitaciones por una mejor accesibilidad. Por ejemplo, con la instalación de una grúa de techo.Permite a través de unos simples raíles desplazar a una persona dentro de una estancia, o incluso establecer un itinerario recorriendo varios departamentos sin alterar el aspecto visual del entorno”, recalcan.

Su instalación proporciona múltiples ventajas, entre las que se encuentran el ahorro de espacio. “La solemos recomendar en baños y otros cuartos reducidos, donde serían imposible o muy complicadas las maniobras y el giro de las grúas móviles”, apuntan.

El precio puede rondar, para un sistema básico de un carril grúa, los 2.500 euros. “A partir de ahí, los importes van subiendo en función de si es para cubrir la totalidad de superficie de una habitación, o incluso si se desea o necesita trasladar a la persona a lo largo de las diferentes habitaciones de la vivienda”. Este tipo de instalaciones están gravadas además con un 10% de IVA. Sin embargo, para los productos de apoyo el gravamen está entorno al 4%.

En el baño también se pueden realizar otro tipo de mejoras, como por ejemplo, la inclusión de muebles adaptados, espejos, lavabos e inodoros regulables a la altura o la sustitución de bañeras por platos de ducha al nivel del suelo. Según este negocio especializado en adaptaciones, Hogar Accesible, la reforma de esta parte de la casa puede llegar a costar entre 5.000 y 9.000 euros.

La cocina también debe adaptarse. “Debe ser un espacio diáfano para aligerar el trabajo y facilitar su uso óptimo de utensilios y equipos”, comentan en Hogar Accesible. Además, para esta estancia la organización será el punto clave. “La altura de los armarios debe regularse, pero también se puede optar por piezas con ruedas, cajones y huecos ideados para por ejemplo en caso de necesitarlo, una silla de ruedas”, apuntan. Según esta empresa, la adaptación puede llegar a costar entre 6.000 y 12.000 euros.

Para la entrada y los pasillos lo principal es garantizar la movilidad, por ello, una solución eficaz puede ser la instalación de puertas automáticas que funcionen con mando a distancia.

Asimismo, para espacios como el dormitorio lo recomendable es colocar camas de altura media- ya que facilitarán el movimiento a la hora de levantarse y acostarse-, los armarios de baja altura y la instalación de interruptores de luz cercanos a la cama. Esta última, en caso de ser necesario, también puede ser articulada. “Adaptar los interruptores de la luz a la altura que se desee puede llegar a costar unos 460 euros”, comentan en Hogar Accesible.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >