Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google prepara la batalla contra la UE

El gigante estadounidense se dispone a rebatir la acusación de Bruselas

Competencia analiza otras cuatro posibles infracciones, entre ellas Youtube

Google está acusada de trato preferencial a su servicio comparador de precios en Europa.
Google está acusada de trato preferencial a su servicio comparador de precios en Europa. REUTERS

Lo primero que hizo la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, después de explicar públicamente en Bruselas la ofensiva que acababa de adoptar contra Google fue subirse a un avión rumbo a Washington. La Comisión Europea es consciente de que tendrá que emplear mucha pedagogía para que el pliego de cargos abierto esta semana no se perciba como una persecución al gigante estadounidense por el inmenso poder que atesora en Europa. Más del 90% de las búsquedas en el viejo continente utilizan el motor de Google, mientras la industria europea languidece en el entorno digital.

“En todos nuestros casos, somos indiferentes a la nacionalidad de las compañías involucradas. Nuestra responsabilidad es garantizar que las compañías que operan en la Unión Europea cumplan con nuestras reglas”, ha insistido Vestager en Washington. Para procurarse el éxito en este caso y evitar que se convierta en un macroproceso contra Google, Bruselas ha centrado sus objeciones en un elemento muy concreto: el trato preferencial que la firma da a su servicio comparador de precios cuando un usuario realiza cualquier búsqueda de compras. Aun así, la resolución no será fácil ni rápida.

Google prepara ya su respuesta, para la que dispone de 10 semanas, aunque podrá pedir prórroga. También tendrá derecho a solicitar una audiencia con la Comisión Europea. Fuentes de la compañía aseguran que aún no han decidido la respuesta, pero tanto el comunicado del pasado miércoles como el mensaje interno a su personal ofrecen algunas pistas: la empresa no sólo no expulsa a sus competidores, sino que muchos de ellos crecen. Y el consumidor, que tiene otras vías de acceso a la información, es libre de buscar y elegir lo que desee. Algunos expertos creen que Bruselas encontrará dificultades para probar sus argumentos. “La acusación de la Comisión no tiene precedentes claros. Que Google utiliza su posición de dominio en un mercado para extenderla a otros es una acusación clásica en competencia. Pero en este caso no la basa en el impacto que provoca en el mercado, sino en que ese principio está mal. Parece más un reproche moral que económico”, razona Alfonso Lamadrid, del despacho Garrigues en Bruselas.

La comisaria insiste en que el proceso no es una afrenta a Estados Unidos

Aunque el pliego de cargos no es público, la información avanzada por el Ejecutivo comunitario sí aporta evidencias de que el comparador de precios de Google comenzó a ganar cuota de mercado cuando empleó la táctica de colocarse el primero en las búsquedas de productos por Internet. Y los expertos de Competencia llevan tiempo convencidos de que, al menos en ese aspecto específico, el comportamiento de Google vulnera las reglas europeas.

“Es un enfoque muy inteligente por parte de la comisaria. Probablemente ha elegido el caso más claro y el que puede ir más rápido para asegurarse de que no se demora”, considera Angela Mills Wade, del Consejo de Editores Europeos (EPC, por sus siglas en inglés). Lo que se da prácticamente por seguro es que el caso acabará en el Tribunal de Justicia de la UE: si la decisión de Bruselas disgusta a Google la recurrirá; si es insatisfactoria para la veintena de denunciantes que existen, lo harán ellos. En este caso, los precedentes son elocuentes: la Comisión nunca ha perdido un caso de competencia en el tribunal.

Se da por seguro que el caso acabará en el Tribunal Europeo de Justicia

Más allá de la suerte de este proceso y de la investigación formal contra Android, el sistema operativo de Google para móviles, abierta también el pasado miércoles, la Comisión Europea mantiene vivos otros cuatro expedientes. El más visible —aunque también el menos desarrollado; de momento sólo hay un análisis preliminar— afecta a Youtube. Un denunciante se quejó a Bruselas de que las búsquedas de vídeo en Google siempre sitúan en un lugar prominente los resultados de Youtube, mientras que el resto ocupa un lugar muy secundario. Competencia rehúsa dar más datos, pero la comisaria ha advertido de que el procedimiento abierto esta semana puede servir de ejemplo para los casos pendientes.

Más información