Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antolín compra por 490 millones la división de interiores de Magna

La compañía auxiliar del automóvil cerró 2014 con unas ventas de 2.225 millones

Fabricación de techos para automóviles en una de las plantas del Grupo Antolín.
Fabricación de techos para automóviles en una de las plantas del Grupo Antolín.

El grupo Antolín, especializado en la fabricación de techos, puertas y asientos para la industria del automóvil, ha alcanzado un acuerdo con Magna Internacional para comprar, por 525 millones de dólares (490 millones de euros), su división de interiores. La compañía burgalesa cerró 2014 con unas ventas de 2.225 millones, que suponen un crecimiento del 6,8%, y un beneficio de explotación de 175 millones, un 38% más que el de 2013.

"Una vez integrada en la compañía, Grupo Antolín se convertirá en la tercera mayor empresa del mercado del interior del automóvil y reforzará su ya sólida plataforma global de crecimiento", asegura la empresa española en un comunicado. Según las estimaciones del grupo, sus ventas podrían dar un gran salto en 2015 tras la adquisición: calculan que rondarán los 4.000 millones de euros con una plantilla de 27.000 empleados (ahora cuenta con 15.469) en todo el mundo.

La empresa, que el año pasado emitió 400 millones de euros en bonos con un tipo de interés del 4,75%, asegura que la financiación de la operación está garantizada por el respaldo de los bancos con los que trabaja a través de un préstamo sindicado "a largo plazo", según fuentes internas. Deutsche Bank es el banco coordinador y asesor de la operación, en la que participan la mayoría de las grandes entidades financieras españolas. La deuda de Antolín rondará tras la compra los 1.000 millones de euros.

Con este movimiento, el grupo busca incorporar a su catálogo de productos los paneles de instrumentos, que hasta ahora no fabricaba, y reforzar su área de puertas. En cuanto a los mercados, la división de Magna reforzará su posición en Europa, Norteamérica y Asia. Según un comunicado emitido por Magna, la transacción incluye 36 líneas de producción en las que trabajan unos 12.000 empleados. Las ventas de esa parte del negocio rondaron los 2.400 millones de dólares (2.237 millones) el año pasado.

La operación entra ahora en fase de estudio por parte de las autoridades de la competencia y queda sujeta a su aprobación. Para pilotarla, el fabricante ha creado un equipo formado por profesionales de ambas compañías "que contará con todos los recursos necesarios con los que aflorar las mejores prácticas de cada empresa", asegura. 

“Estos resultados nos permiten afrontar la compra de Magna Interiors con un modelo de negocio claro, que ha dado muestras de su éxito, y ha sido clave para tener unos resultados fundamentales como los que presentamos hoy”, afirmó Ernesto Antolín. Don Walker, director ejecutivo de Magna, señala en una comunicación de la empresa que tras desprenderse de esa parte de su negocio pretenden centrarse "en ciertas áreas claves del vehículo". El negocio de asientos no se incluye en esa operación.

Inversiones de Antolín

Por territorios, el grupo español creció en Asia-Pacífico (28,4%) y Europa (11,7%), y mantuvo sus ventas casi planas en EE UU y Canadá (1,3%). "En Mercosur, la compañía ha sufrido los efectos del parón del sector de la automoción y sus ventas descendieron un 34,8%", asegura la compañía. El grupo Volkswagen es su principal cliente, seguido de Ford, Renault, Nissan y Fiat.

La compañía aumentó su inversión un 24,1% hasta los 143,49 millones, para la apertura de nuevas fábricas, como las de Valencia para suministrar a Ford y Kansas (EE UU). Los fondos destinados a I+D+i han crecido un 20%.

El gigante Magna, por su parte, está presente en 28 países y cuenta con 131.000 empleados en el mundo. Produce una gran parte de los componentes del automóvil desde chasis a interiores, asientos, componentes electrónicos o sistemas de cierre. Sus acciones cotizan en bolsas de Estados Unidos y Canadá.