Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

H&M pelea para destronar a Inditex

El grupo de Zara es la mayor textil, pero los beneficios y las ventas de la sueca crecen más

Tienda de Zara en la Quinta Avenida de Nueva York
Tienda de Zara en la Quinta Avenida de Nueva York

El sector de la moda en el mundo es un campo con decenas de grandes jugadores, pero el olimpo del textil está dominado por dos gigantes: el español Inditex y el sueco H&M. Comparten centros comerciales, pelean por las mejores localizaciones en las arterias comerciales del mundo y al final del año, comparan sus balances. En 2014, Inditex volvió a ganar la partida: registró más ventas, más beneficio y su valor en Bolsa es un 49% mayor. Sin embargo, la evolución de la sueca fue muy superior, ya que en un solo año su facturación y sus ganancias mejoraron el 18% y el 17% respectivamente, un alza que supone más que duplicar las cifras de la dueña de Zara.

Inditex es la compañía del sector textil con mayor valor en Bolsa (94.154 millones de euros) y con mayores beneficios anuales (2.501 millones). H&M ocupa la segunda posición en los dos casos. Por ventas, la primera del ranking global es la estadounidense TJK Companies, empresa propietaria de las cadenas Tj Maxx, Marsahlls o Home Goods. Facturó 21.800 millones de euros en el último ejercicio. En sus tiendas también abundan los productos para el hogar, pero la venta de ropa es su principal fuente de negocio y de ahí que se la incluya entre los grandes del textil. Su rentabilidad, sin embargo, la hace caer a la tercera posición por beneficios: pese a tener mayores ventas, ganó 1.655 millones de euros, el 34% menos que Inditex y el 25% por debajo de H&M.

H&M pelea para destronar a Inditex

La clasificación mundial es muy distinta si en lugar de los millones que vendieron las empresas se analiza su evolución, es decir, cuánto mejor les fue que el ejercicio anterior. Con este termómetro hay dos vencedoras: H&M y Fast Retailing, la compañía japonesa dueña de Uniqlo y de Comptoir des Cottoniers.

Fast Retailing, en plena expansión internacional, vive una explosión de facturación. El pasado ejercicio registró ventas de 9.856 millones de euros, el 21% más que un año antes. Pero para crecer, sacrificó parte de su rentabilidad y sus ganancias fueron de unos 557 millones (teniendo en cuenta el cambio medio del yen en 2014), el 13,5% menos que en 2013.

La japonesa Uniqlo está en plena expansión y GAP pierde posiciones

H&M, por su parte, es la que más avance de beneficios registró: ganó el 17% más, hasta los 2.198 millones, y así logró estrechar a unos 300 millones de euros la brecha de ganancias con Inditex.

La dura competencia entre los grupos textiles les lleva también a copiar las estrategias de sus rivales. Por ejemplo, al estilo de Inditex, H&M ha apostado por diversificarse en varias cadenas, y aunque aún son pequeñas, hoy su cartera mundial incluye las marcas de COS, &Other Stories, Monki, Weekday y Cheap Monday. Además, también se ha lanzado a comercializar una línea de productos para el hogar, H&M Home, que recuerda a Zara Home.

Por su parte, Inditex también parece replicar algunos de los puntos fuertes de H&M: el mayor tamaño de sus tiendas, por ejemplo. La cadena sueca tiene 3.511 comercios en el mundo, lo que significa que el beneficio medio que extrae de cada local es de 626.000 euros. Inditex tiene 6.683 tiendas, por lo que su rentabilidad media por local es de 374.000 euros. Sin embargo, la empresa fundada por Amancio Ortega está apostando ahora por inaugurar macrotiendas que absorben las pequeñas unidades, en especial, para Zara y Massimo Dutti.

Y la japonesa dueña de Uniqlo se fija es ambos rivales y está apostando por la internacionalización para crecer. Su dueña, Fast Retailing, opera en total 2.753 tiendas, y de ellas, 1.485 son de su marca estrella, Uniqlo. La compañía facturó ahora el 48% por ventas internacionales, tanto de las tiendas de Uniqlo fuera como por sus marcas internacionales. Hace solo tres años la aportación extranjera era de solo el 30%.

Entre las grandes, la estadounidense GAP no logra recuperar su antiguo fuelle. El grupo, también propietario de Banana Republic y de Old Navy, logró subir sus ventas en 2014 un 1,7%, pero a costa de reducir el beneficio otro 1,4%. Por valor en Bolsa se queda la novena del mundo. La compañía vivió un ascenso meteórico en los noventa, pero el cambio de siglo no le sentó bien, y cada año ve cómo le adelantan firmas emergentes de moda. Tras encadenar caídas de ventas durante siete años seguidos, en 2012 comenzó a remontar, pero todavía no ha recuperado su nivel de facturación de 2003. La empresa también se está expandiendo, y acaba de llegar por primera vez a España: mediante una tienda en el aeropuerto de Málaga y espacios dentro de El Corte Inglés, que se ha convertido en la gestora de la marca en franquicia en España.