Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Granja huele mejor que nunca

La tradición vidriera de San Ildefonso revive con la fabricación de 190 millones de frascos

Fábrica de Vidrio en La Granja de San Ildefonso.
Fábrica de Vidrio en La Granja de San Ildefonso.

Hijo y hermano de vidrieros, el alcalde del Real Sitio de San Ildefonso (Segovia), José Luis Vázquez, no puede ocultar su felicidad al comprobar cómo se consolida la presencia de la factoría SGD-La Granja en este municipio de 5.500 habitantes, a 80 kilómetros de la capital española. Estuvo a punto de cerrar sus puertas para siempre en 2011, lo que habría dado al traste con de más de medio millar de empleos fijos, —en torno a un 10% cualificados, principalmente ingenieros— y unos 200 contratos por obra y servicio, sin contar las actividades indirectas.

Un plan puesto en marcha en 2009 apoyado por SGD, el grupo internacional al que pertenece la planta y capitaneado por el fondo de inversiones Oaktree Capital, ha consolidado la tradición vidriera de La Granja, que se remonta al siglo XVIII, siendo rey Felipe V. El plan ha garantizado los puestos de trabajo, con visos reales de aumentarlos. El año pasado ya se registraron beneficios de más de 2,6 millones de euros antes de impuestos, después de cinco años de pérdidas, mientras que se prevén unas inversiones de 30 a 35 millones de euros hasta 2020. En el último lustro la empresa ha invertido 40 millones en modernizar las instalaciones y la cadena de producción de frascos para perfumes y aisladores eléctricos de vidrio.

Con una superficie de 77.000 metros cuadrados, la fábrica de vidrio de SGD, que abandonó el grupo Saint Gobain en 2009, produce más de 190 millones de frascos al año, para marcas como Puig, Loewe, Channel, Coty, Carolina Herrera, L'Oreal o Avon. Tiene una capacidad anual para producir más de cinco millones de aisladores de vidrio, utilizados en líneas eléctricas de transmisión y distribución. A pocos metros, ya integrada en el municipio donde Carlos III ensayó el urbanismo que aplicó en Madrid, se mantiene la antigua Real Fábrica de Cristales de La Granja. Conoció su mayor esplendor en la ilustración y, tras haber sido el germen de esta actividad industrial a los pies de la Sierra de Guadarrama, se ha convertido en museo y centro de estudios del vidrio.

El director general de SGD La Granja, Mario López, sostiene que en la factoría se ha producido un notable cambio de tendencia. La crisis les sorprendió sin estar preparados y la sombra del cierre se convirtió en una realidad. Incluso llegaron a escuchar de sus jefes, con dolor, frases como: “La Granja es una fábrica tan antigua y mal conservada que no merece la pena invertir en ella”. La clave fue que dirección y empleados alinearan su energía con un objetivo: convertirse “en una empresa moderna, segura y rentable”, subraya.

Historia del vidrio en Segovia

1727 La Corona apoya la instalación de un pequeño horno de vidrios planos para abastecer al Palacio de La Granja.

1770-1784 Se levanta la Real Fábrica según los planos del aparejador Joseph Díaz, alias Gamones, siendo uno de los mejores ejemplos de la arquitectura industrial europea del siglo XVIII.

1808-1814 La actividad se paraliza durante la Guerra de la Independencia Española.

1829 Fernando VII privatiza la instalación.

1917 El grupo francés Saint Gobain adquiere la empresa.

1947 Salen al mercado los primeros bloques de vidrio.

1957 Construcción de la actual fábrica.

1959 Comienza la producción de aisladores, utilizados en la industria eléctrica.

1981 Se Inicia la fabricación de frascos para perfumería.

1982 Nace la Fundación Centro Nacional del Vidrio, integrada por diversas administraciones y asesorada por expertos, que recuperan el edificio de la abandonada Real Fábrica de Cristales de La Granja, pasando a manos de Patrimonio del Estado, aunque algunas zonas sirvieron de almacén de la nueva factoría vidriera hasta un año antes. Entre sus fines se encuentran la promoción, desarrollo, enseñanza, investigación y difusión de la artesanía e historia del vidrio, su fabricación artística y demás actividades culturales y científicas.

2003 Comienzan a producirse bloques de vidrio en color.

2006 Se crea el centro de decorado.

2007 Saint Gobian sale de la empresa y la adquiere el fondo de inversión Sagard et Cognetas.

2009 Oaktree Capital Management, con sede en Los Ángeles, adquiere la empresa.

Con motivo de la inauguración en febrero de una nueva máquina de lacado con capacidad para pintar 12 millones de frascos al año, evitando subcontrataciones externas, el director general de Perfumería del grupo SGD, Thomas Riou, reconoció que al ver la motivación del equipo de dirección, la voluntad de los agentes sociales, el cariño de cada uno de los empleados por la fábrica y el apoyo amistoso y sin fisuras del pueblo de La Granja supo que, todos juntos, podían mover montañas.

La multinacional SGD, líder mundial en la fabricación de envases para perfumería y farmacia, factura 330 millones de euros al año en su división vinculada al sector de la cosmética, el 50% del total del negocio, que también abarca botellas de licor, con cuatro fábricas en Europa, dos en Estados Unidos y una en Brasil. Integró a la factoría de La Granja en el Programa de Excelencia del Grupo “Top 2015”, cerrando la producción de bloques que no tenía continuidad rentable y renegociando un convenio colectivo con un nuevo modelo de relaciones laborales basado en intereses comunes por encima de los conflictos —los incrementos salariales vinculados al beneficio bruto de explotación, del que también depende el bonus anual—, aparte de reforzar la presencia en el mercado de los aisladores de líneas de alta tensión y reconquistar clientes de perfumería y cosmética.

Fue muy duro cuando, en 2012, se cerró el negocio de bloques de vidrio, reconoce Mario López, porque parecía el principio del fin: reestructurar y desmontar maquinaria. No fue así porque, al año siguiente ya trabajaban en más de 80 proyectos de mejora estructurados en el proyecto europeo 2015, que se presenta “pleno de trabajo y oportunidades”.

López no oculta su cariño a quien se conoce en la compañía como “los franceses” que llegaron con el Grupo Saint Gobain, en 1917, entonces en el edificio de la Real Fábrica de Cristales, apoyando la fabricación de aisladores eléctricos, para convertir la fábrica en “la más antigua y prestigiosa del mundo en esa actividad”, afirma el director, construyendo las actuales instalaciones, en 1957, y arrancando el negocio de la perfumería, en 1981.