El apetito ‘online’ se dispara

La moda de las aplicaciones de comida a domicilio hace multiplicar su negocio

Oficinas de la empresa La nevera roja de comida a domicilio.
Oficinas de la empresa La nevera roja de comida a domicilio.

Hasta hace poco la comida a domicilio se limitaba a pedir una pizza a Telepizza o unos rollitos de primavera al restaurante chino del barrio los fines de semana o en el descanso de un partido de Champions. Realmente se trataba de un apéndice de estas cadenas más que un negocio en sí mismo. Pero en los últimos años eso ha cambiado radicalmente. Y la comida online a domicilio se ha convertido en un segmento creciente que mueve miles de millones de euros y ha ampliado su abanico a miles de restaurantes que ofrecen desde la socorrida porción de pizza hasta un cocido madrileño o unos tallarines a la trufa blanca con lágrimas de caviar.

La explosión de este negocio ha tenido su reflejo en las últimas semanas en varias operaciones de los grandes del sector. El grupo danés Just Eat ha adquirido SinDelantal México, la compañía fundada por Diego Ballesteros y Evaristo Babé a partir de SinDelantal España, y que estaba participada mayoritariamente por el fondo de inversión Seaya Ventures. Just Eat ya había adquirido en 2012 SinDelantal España a los fundadores por tres millones de euros.

La oferta en España abarca 7.000 restaurantes con 300.000 platos

De esta forma, respondía a su rival, el grupo alemán Rocket Internet, que acaba de cerrar la compra de varias empresas del sector por valor de 700 millones de dólares en Europa, Oriente Medio y Asia, entre ellas la española La Nevera Roja, por la que ha pagado 80 millones de euros. Y Uber, que abandonó su principal línea de negocio en España de transporte de viajeros por las trabas legales, acaba de anunciar el lanzamiento de Uber Eats, un servicio disponible en Barcelona a través del cual sus conductores repartirán en menos de diez minutos platos baratos de restaurantes.

Pero, ¿qué es lo que ha desatado este apetito online? “Nos adaptamos a un público urbanita y muy ocupado que quiere flexibilidad. Y que ya no está restringido a pedir solo lo que viene en el folleto que le echan en el buzón o lo que le dicen por teléfono. Se pone delante del ordenador o del móvil y puede elegir entre una multitud de platos y de restaurantes”, explica Jesús Rebollo, director general de Just Eat España.

Más información
Alimentos para la nueva clase media
"Teletodo" a domicilio
Cosas que nunca pensó que se podrían aprender "online"
Servicio antirresaca a domicilio

El funcionamiento es muy sencillo. El usuario se conecta vía webo por la aplicación del móvil de una de estas empresas, introduce su código postal, elige el tipo de comida que le apetece y selecciona el restaurante. Accede a su carta y señala la dirección donde quiere recibir su menú, realiza el pedido online y paga con tarjeta en ese momento, o posteriormente en metálico al repartidor. El restaurante recibe el pedido por un terminal gprs, prepara la comida solicitada y la entrega en el destino. Por cada pedido, el restaurante paga una comisión a la empresa intermediaria (de entre el 10% y el 15%).

Un papel fundamental en el juego de la oferta y la demanda, y en el éxito de un restaurante son los comentarios de los usuarios sobre el servicio y la calidad de la comida de cada establecimiento. Solo quien haya hecho un pedido puede acceder a los comentarios de ese local.

Pese a ser un sector incipiente se estima que ya mueve 20.000 millones de euros en todo el mundo y más de 500 millones en España, aunque con crecimientos espectaculares. Los dos grandes gigantes de la comida en domicilio tienen una fuerte presencia en el mercado español. Rocket Internet, a través de su plataforma Global Online Takeaway, opera en 64 países y cuenta con 147.000 restaurantes agregados. Entre ellos los 7.000 de La Nevera Roja, recientemente adquirida. El portal español nació en 2011 y cuenta actualmente con más de 600.000 usuarios activos en su plataforma, y logró alcanzar los 200.000 pedidos en 2014. Su negocio creció un 600% en el último año y esperan multiplicarlo por cuarto en este 2015.

Just Eat y Global Online Takeaway son los dos líderes del sector

Su rival más directo, Just Eat, está activo en 13 países, con 40.000 restaurantes y 6,9 millones de usuarios. En abril pasado salió a Bolsa exitosamente en Reino Unido con una capitalización de 1.700 millones de euros y ahora vale 2.000 millones. En España, opera en 400 localidades, con 4.000 restaurantes y 400.000 usuarios. La facturación se duplicó en el último año y han alcanzado los 200.000 pedidos mensuales.

Todos coinciden en decir que la clave del negocio es que beneficia tanto a los restaurantes (aumentando su facturación hasta en un 25%), como al cliente. “La comida online aporta variedad, sencillez y seguridad a los usuarios y crea un nuevo canal de venta para el sector de la hostelería, con tiques más altos y mayor recurrencia. Es un sector que sólo puede crecer. Cuando arrancas un proyecto así te centras en los núcleos urbanos con mayor densidad de población, pero faltan miles de ciudades a las que llegar y eso suponen muchos millones de pedidos que, hoy por hoy, no se gestionan online”, indica Diego Ballesteros, fundador de SinDelantal.

José Barrio, consejero delegado de La Nevera Roja, explica el auge del negocio en el cambio en los hábitos de vida, entre ellos la alimentación. “Comemos en el trabajo y cuando llegamos a casa no tenemos apenas tiempo, ni ganas muchas veces, de preparar platos demasiado elaborados, por lo que pedir comida a domicilio es la opción más rápida y sencilla. Además, el miedo a comprar online está prácticamente superado”.

La Nevera Roja se está centrando ahora en las mejoras tecnológicas para aumentar los pedidos por la aplicación del móvil, para convertirla en el principal canal de venta.

En el fondo, el secreto está también en que un negocio que implica interacción personal, como relata Ballesteros: “Hay casos bonitos, como una usuaria que vive en Nueva York y le encarga desde allí a diario la comida a su madre que vive en México”.

Joven y en domingo

El perfil del cliente de la comida online es muy heterogéneo, aunque casi todo son urbanitas y usuarios de tecnologías. Jóvenes de entre los 20 y 34 años, solteros o que viven con sus padres, estudiantes o que han obtenido su primer trabajo, y que se mantienen al día en Internet. Otro gran grupo es la generación de entre los 35 y los 44 años, con un horario laboral a tiempo completo que suele prolongarse hasta tarde.

Todos los restaurantes se pueden unir a las plataformas si tienen servicio a domicilio. Su éxito depende de los comentarios de los clientes, que se vigilan para evitar fraudes. Si reciben muchas quejas pueden ser excluidos.

El domingo es el momento de la semana en el que más pedidos de comida a domicilio se registran (a la hora de la cena se demandan el 72% de los pedidos), y el gasto medio es de 22 euros. El tiempo de entrega máximo es de 45 minutos.

La comida china, la italiana y la turca son las más demandadas, aunque la japonesa es la que más ha crecido, y ya representa el 11% de los pedidos. El 50% de las órdenes se realiza ya por el móvil y el resto por ordenador.

Se pueden elegir entre 300.000 platos. Entre los caprichos de los clientes están el chocolate con churros o bebidas y bolsas de hielo.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ramón Muñoz

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS