Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los incendios en viviendas provocan 116 muertes en 2014

Los aparatos productores de calor y el mal estado de la red eléctrica de los inmuebles han sido las principales causas

Los incendios en viviendas provocaron la muerte de 116 personas durante 2014. Un balance que supera al del año anterior, con 103. Supone un aumento del 11,5%. Desde el 1 de diciembre hasta el 15 de enero han fallecido 32 personas, resultando uno de los periodos más trágicos de la década, señalan en la Asociación Española de Sociedades de Protección contra Incendios, TECNIFUEGO-AESPI, que ha presentado el Balance de Incendios en Viviendas 2014.

Las principales causas han sido los aparatos productores de calor (29%), el estado deficiente del sistema eléctrico y los cigarros mal apagados. El dormitorio y el salón han sido las estancias de la casa donde se han producido la mayor parte de los incendios.

En Europa 4.000 personas mueren cada año por este mismo motivo. “Se evitarían muertes si mejorara, armonizara y actualizara la legislación de seguridad contra incendios de los edificios en la Unión Europea”, señala Fire Safe Europa, que presentó el pasado martes 2 de diciembre en el Parlamento Europeo el Libro Blanco, un documento que recoge estadísticas y analiza la legislación de seguridad contra incendios.

La situación está provocando una alarma social y un paso delante de los expertos en seguridad contra incendios para tomar medidas, según la patronal. Algunas de las iniciativas que se están planteando son la de pedir al Gobierno que inicie una campaña de concienciación en prevención de incendios, como se hizo en su día con la del cinturón de seguridad en los vehículos, así como introducir cambios en el Código Técnico de la Edificación para que sea obligatorio incrementar las medidas de seguridad, como la instalación de detectores de humo.

Ya hay quien lleva la delantera. La detección en viviendas será obligatoria en Francia a partir del 8 de marzo y ya es una realidad en otros países europeos, como Reino Unido, Holanda, Suecia y Alemania. En Reino Unido se lanzan periódicamente campañas de concienciación sobre la instalación de detectores autónomos y su mantenimiento periódico.

Tecnifuego recuerda además la importancia de tener un extintor en la vivienda que pueda apagar un conato de incendio y evitar que se extienda el fuego, así como boca de incendio equipada en el rellano de la escalera. Igualmente, los rociadores automáticos permiten sofocar fuegos con la acción directa del agua. También hace hincapié en la relevancia de la compartimentación y protección estructural de los edificios, así como la instalación de detectores de humos en la escalera y garajes, la señalización de evacuación y las puertas cortafuego.

Antes de esto conviene tomar medidas de prevención y seguridad, como revisión anual de la red eléctrica, evitar la sobrecarga de enchufes, evitar las situaciones de riesgo, como cacerolas y sartenes en el fuego sin vigilancia, velas encendidas, estufas encendidas por la noche o fumar en la cama.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >