Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía judicial entra en Portugal Telecom

La investigación se centra en la compra de 900 millones de deuda de empresas Espírito Santo cuando ya estaban en una posición de máximo riesgo

La policía judicial portuguesa entró en la mañana del martes en la sede de la operadora Portugal Telecom en Lisboa, en el curso de una investigación sobre su inversión en Rioforte, holding de empresas de Espírito Santo, que le ha causado un grave quebranto en la fusión con la operadora brasileña OI. La investigación en la sede de PT se alargó hasta bien entrada la noche del martes.

En abril del pasado año, cuando ya se conocían los problemas del Banco Espírito Santo (BES) y de las empresas de la primera familia del país, PT -donde el BES tenía más del 10% del accionariado- decidió comprar casi 900 millones de deuda de Rioforte. Tanto en el BES, como en Rioforte como en PT distinguidos miembros de la familia Espírito Santo se sentaban en sus consejos de administración. Según la cadena de televisión portuguesa TVI, la operadora tuvo que endeudarse para comprar los 897 millones de deuda de Rioforte.

La mezcla de intereses de empresas y bancos en donde la familia Espírito Santo mantenía su poder provocó la caída de todo el imperio el pasado verano, con la intervención del Gobierno en el BES -creación de Novo Banco con los activos buenos del BES- y la suspensión de pagos de todos los holdings de la familia. Ese cruce de intereses financieros se ha puesto de relieve este mismo martes, en el Parlamento, donde José Macedo Pereira, consejero fiscal de la seguradora Tranqulidade ha  declarado que, por orden de los Espírito Santo, en junio la aseguradora se vio obligada a invertir 150 millones en empresas del grupo de la familia, un agujero que aceleró la venta de la aseguradora hace unos meses. El fondo americano Apollo pagó por la sociedad 150 millones de euros.

Los coletazos de la caída del imperio continúan medio año despúes. El lunes, un hijo del Ricardo Salgado Espírito Santo -el destituido administrador del BES- dejó su puesto en el Novo Banco, donde continuaba como responsable del negocio internacional.

El juez Carlos Alexandre dirige la operación de presunta estafa de la operadora

Ahora colea la deuda que compró PT, presumiblemente también por obligación de su principal accionista, a su holding Rioforte. Esa deuda de 897 millones de euros debía haber sido cobrada en septiembre, pero no ocurrió así, debido a la quiebra de Rioforte, lo que a la postre provocó que la participación de PT en la fusión con OI se redujera en unos 12 puntos, hasta situarse en torno al 25%.

La cuantía del gasto y su destino no se conoció hasta meses después, lo que provocó la crítica de los socios brasileños en la fusión. El entonces primer ejecuitivo de PT y de OI, Zeinal Bava, negó haber tenido conocimiento de esa compra, pero sus excusas no convencieron a los brasileños que lograron que Bava dimitiera en octubre.

La renuncia de Bava no ha eximido al ejecutivo de sus responsabilidades. La auditoría de Price Waterhousee (Pwc) sobre PT apunta a sus máximos dirigentes -Bava, Henrique Granadeiro y Luis Pacheco de Melo-, como responsables de esa compra que ha tenido consecuencias desastrosas para sus accionistas. La auditoría, enviada en noviembre al consejo de administración de PT SG PS, no ha sido hecha pública ni enviada a la Comisión del Mercado de Valores, por lo que la investigación judicial también intenta conseguir esa auditoría.

La Fiscalía General de la República ha confirmado la investigación que tienen por objetivo determinar si PT ha cometido estafas con sus inversiones; se realiza con ayuda de la CNMV y, como sucede en los últimos escándalos del país, ha sido dirigida por el juez Carlos Alexandre. También se ha sabido que, anteriormente, la policía había acudido a la sede de la propia consultora Pwc. La investigación sobre PT es diferentre a las que se siguen por el Grupo Espírito Santo (GES) y por el banco BES.

Según TVi, la auditoría de Pwc pone de relieve un acuerdo entre Ricardo Espírito Santo, Bava, Pacheco de Melo y Granadeiro para que PT comprara casi 900 millones de deuda de Rioforte, pese que para ello tuvo que endeudarse.

En julio, el ministro de Economía, Pires de Lima, calificó de inexplicable esa inversión de PT cuando ya se conocía la grave situación de Rioforte y del otro holding de empresas financieras de los Espírito Santos, el GES.

A parte de ver reducida su participación en CorpCo (teleoperadora resultante de la fusión con Oi), PT está a punto de ser vendida a la francesa Altice por 7.400 millones de euros. El próximo lunes, 12 de enero, los accionistas de PT SGPS (sociedad creada para representar los derechos accionariales) votarán para refrendar o no esa venta. Previamente, el consejo había rechazado una OPA de Isabel dos Santos por 1,35 euros la acción, que hoy cotiza a 0,86.