Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El auditor evita opinar de las cuentas de Fagor por falta de información

El fabricante de electrodomésticos reconoce deudas por 721 millones en 2013

Instalaciones de Fagor.
Instalaciones de Fagor.

Los auditores de Deloitte han decidido no expresar su opinión sobre las cuentas anuales del fabricante de electrodomésticos Fagor correspondientes a 2013, año en el que se declaró en quiebra, por las múltiples “salvedades” que han encontrado para realizar el informe sobre el estado real de las cuentas de la cooperativa guipuzcoana. Son tantísimas las “limitaciones” que el auditor ha encontrado para obtener información sobre las cuentas de la compañía que ha optado por denegar su opinión.

En el informe, Fagor reconoce unas deudas de 721 millones, principalmente con las entidades bancarias (257 millones) y sus acreedores comerciales (328 millones). Además, deja constancia de un fuerte desequilibrio patrimonial, al contar con un activo de 183 millones frente a unas deudas que superan los 700.

El informe de Deloitte, firmado por la auditora el pasado 13 de noviembre, fue entregado la pasada semana en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Con un criterio de prudencia, los auditores han optado por no emitir un juicio del estado de las cuentas de Fagor al no haber recibido la información sobre múltiples aspectos, como la deuda de la cooperativa, información financiera suficiente, saldos de clientes y otros deudores, entre otras salvedades.

Fagor, principal fabricante español de electrodomésticos, entró en proceso concursal en noviembre de 2013. Un juzgado de San Sebastián abrió en marzo de 2014 la fase de liquidación y ordenó en julio de este año la adjudicación de parte de los activos industriales a la compañía Catalana Cata, del grupo CNA. Fagor ha reanudado este mes la producción de hornos en Mondragón.