Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Por un modelo de cohesión en la ordenación del territorio

El año pasado se dictaron 504 sentencias condenatorias contra la ordenación del territorio

Estamos, queramos o no, en un mercado de territorios y personas. Los procesos de análisis, diagnóstico y propuestas sobre el modelo de ordenación territorial reclaman modelos sociales de cohesión.

La evolución de los condicionantes físicos, demográficos e infraestructurales, los potenciales productivos y la estructura urbana española, -sistema de ciudades y evolución del parque inmobiliario- son considerados como simples riesgos en un análisis integral de proyectos.

Si en la ordenación del territorio consideramos solo el mantenimiento del turismo y la urbanización expansiva como incentivos para la salida de la crisis sin adoptar medidas significativas para la mejora de la dependencia energética ni introducir correcciones por la pérdida de actividad, el menor empleo, descenso del PIB y de la tasa de actividad, aumentará todavía más la insostenibilidad en gran parte del territorio español.

Y este es el paisaje actual, estandarizado y homogéneo (urbanalización), con los extremos entre el culto al viejo patrimonio o los destellos de lo nuevo, y la introducción de un nuevo concepto de paisaje en el Convenio Europeo del Paisaje, vigente en España desde el 1 de marzo de 2008. El modelo territorial y urbanístico español se pone en duda en cualquier tiempo y lugar: las infraestructuras y la sostenibilidad, los desequilibrios y la insatisfacción, da igual que sea la energía, el agua, los vertederos o la costa y sus banderas azules.

¡Hemos tardado tanto tiempo en darnos cuenta de los riesgos y tan poco de los beneficios! Los fraudes de ley, la picaresca y la corrupción tardan en lavarse. La gobernanza es el sistema óptimo de control , pero ¿en manos de quién hemos dejado la tutela administrativa?

Existe una falta de confianza generalizada en el sistema judicial español para obtener reparación y justicia. La utilidad de los instrumentos para perseguir los delitos urbanísticos y la efectividad en el cumplimiento de las sentencias en materia urbanística, por una parte, y la aplicación de medidas cautelares, por otra, es casi nula. Y lo repite la Fiscalía año tras año en sus informes: 230.000 sentencias en 2013 de las cuales 750 son contra la ordenación del territorio (504, condenatorias), el patrimonio histórico y el medioambiente (8% más que el año anterior).

Queremos análisis, información y voluntad para transmitir y conservar un territorio exclusivo, único y finito. Reclamamos información, rigurosa y transparente. Hoy, hay nuevas herramientas de análisis: Business inteligente, Big Data y Gis que sirven para racionalizar un estado de la cuestión sombrío.

Hemos creado y perdido por el camino observatorios de calidad. Censamos para fiscalizar y catalogamos para saber, ¡menos mal! El IBI sube y al mismo tiempo se reduce en los tribunales. Los indicadores parecen increíbles, no hay demanda y sin embargo la oferta crece. El principio contable de prudencia desestabiliza empresas en Bolsa, los auditores no firman cuentas...

Oímos asombrados que se habla de todo tipo de indicadores de vulnerabilidad demográfica, habitacional... y entonces proponen "Reducir, Reutilizar, Reciclar", sustituir, preservar, valorar. Choca con el interés general aludido para los Programas de Actuación Urbanística (PAU) ¿ya no es el mismo en la vivienda de primera necesidad? ¿Están caducos los Planes Generales de Ordenación Urbana redactados o aprobados antes de 2008? ¿Quién revisa los errores del pasado?, ¿El presente? ¿Con qué estadística del INE reaccionaremos?

Pero algo se mueve cuando Aragón presenta Estrategias de Ordenación del Territorio de Aragón (EOTA-2014) y determina su modelo territorial, las estrategias y los indicadores orientando las actuaciones sectoriales. O Navarra, la Estrategia Territorial Navarra (ETN-2005) en un proceso en permanente actualización. O, Castilla-León y las nuevas Áreas Funcionales (¡aunque va ya para dos años!) con la LOERSERGO.

Hoy, jueves 27 de noviembre de 2014 comienza el VII Congreso Internacional de Ordenación del Territorio. En la pasada edición, el ecólogo Ramón Folch iniciaba así su ponencia: "... Al principio era la matriz biofísica. O sea, la geología con sus rugosidades, sus días y sus noches. El clima con sus lluvias y sus vientos, sus fríos y sus calores; y la biología con sus animales y sus plantas, sus suelos y su atmósfera. Los ecólogos clásicos llaman a esto territorio. Para ingenieros y urbanistas es solo materia prima, el punto de partida. Por eso el ecologismo ve destrucción de la naturaleza donde otros ven construcción del espacio territorial (mejor o peor, ese es otro tema)".

¡Participación, ciudadanía, crítica y academia! Luz hay.

Eduardo Blanco Oliva es arquitecto de la consultora Otropunto.es