Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El crédito a empresas agrava su caída en septiembre pese al plan del BCE

La mejora que auguran las encuestas no acaba de llegar al tejido empresarial español

El desplome de los préstamos de más de un millón explican el recorte del 18% de este mes

Billetes de euro.
Billetes de euro. EFE

El crédito a las empresas españolas sigue sin recuperarse pese a los planes de estímulo puestos en marcha por el BCE para atajar este mal endémico de la crisis. Según las estadísticas que ha publicado este lunes el Banco de España, la concesión de nuevos préstamos a las sociedades no financieras cayó un 18% en septiembre con respecto al mismo mes de 2013, hasta los 25.630 millones de euros.

El descenso se explica, un mes más, por el desplome de los nuevos créditos de más de un millón de créditos, que retroceden un 35%, el equivalente a 7.180 millones de euros, hasta los 13.580 milones. Esta es la segunda cifra más baja de toda la serie histórica (2003) tras el pasado agosto, cuando se situó en 11.290 millones.

Los créditos de más de un millón se asocian tradicionalmente a las grandes empresas, que están explorando otras vías de financiación como la emisión de bonos o pagarés. Sin embargo, la opción de evitar a la banca no está lo suficientemente desarrollada como para compensar el recorte que arrastra este tipo de préstamos desde diciembre de 2013. Tampoco la vuelta a tasas positivas de los créditos inferiores al millón de euros, que crecen un 14,5% con 12.048 millones, logra contrarrestar el retroceso.

El descenso ha tenido lugar pese a que la última entrega de la encuesta que el BCE realiza trimestralmente entre las entidades apuntaba a una recuperación de la financiación. Sobre todo en España, que era donde más mejoraban estos indicadores cualitativos del conjunto de la eurozona. El optimismo de la banca responde a las diversas medidas que desde junio ha adoptado el instituto emisor para reactivar el crédito. El objetivo último del plan es sacar a la economía europea de su atonía.

Frente a la opinión positiva de la que habla el BCE, el FMI todavía ve a las entidades demasiado débiles como poder dar crédito, según el informe fiscal aprobado en su asamblea anual celebrada en septiembre.

Por otra, parte, las dificultades que está encontrando el conjunto de las empresas contrastan con el nuevo crédito a las familias, que está creciendo con fuerza. En septiembre, el total de los préstamos concedidos a los hogares para vivienda, consumo u otros fines aumentó un 41,5%, hasta superar los 4.800 millones.

En su boletín de estabilidad financiera de noviembre, el Banco de España destaca que la tasa de caída del crédito del sector privado se ha estabilizado en el último año, moderando su ritmo de descenso en los últimos meses en el destinado a familias y en el concedido a las empresas no financieras. Además, hace hincapié en que esta evolución seguirá estando condicionada por al necesidad de corregir "el elevado endeudamiento" del sector privado, especialmente en los sectores de construcción y actividades inmobiliarias, donde la contracción del crédito es mayor que en el resto.