Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Qué es la nanotecnología?

Apenas el 4% de la población española conoce la disciplina

Uno de los complejos instrumentos que desentrañan las dimensiones más minúsculas de la materia en el Instituto Madrileño de Estudios Avanzados.
Uno de los complejos instrumentos que desentrañan las dimensiones más minúsculas de la materia en el Instituto Madrileño de Estudios Avanzados.

Edificios que comen contaminación, fármacos que liberan sustancias de forma selectiva y quizá, en un futuro, también nanorrobots. En todos estos campos está presente la revolución nanotecnológica que actualmente vivimos y que permite manipular los objetos a escala atómica y molecular. Pero pese a todo esto, y también pese a ser una de las líneas clave del programa europeo Horizonte 2020 y al que la Unión Europea destina cientos de millones de euros, la nanotecnología sigue siendo una gran desconocida para la mayoría de la población. Y es que menos del 10% de la población en Europa puede explicar qué es la nanotecnología —un 4% en el caso de España—, según sondeos de la Comisión.

Se espera que en un futuro próximo, la presencia de la nanotecnología sea aún más patente en campos como la microelectrónica o la medicina (ya hay más de 40 antitumorales basados en estas tecnologías). Además, según los expertos, el uso de los nanomateriales en implantes mejorará las propiedades de las prótesis, permitiendo que duren, en lugar de los 15 o 25 años de hoy, de 35 a 40. Esto es especialmente importante puesto que hoy, con el aumento de la esperanza de vida, a veces se rompe un implante y hay que volver a operar al paciente para sustituirlo por otro.

España pertenece al club de las 10 primeras potencias que más artículos publican en el ámbito de la tecnología. Sin embargo, el número de empresas relacionadas con este sector en España tan sólo representa una parte ínfima de las más de 11.000 que actualmente constan en el Registro de Empresas Innovadoras del Ministerio de Economía y Competitividad. Además, hay que tener en cuenta que, de las 1.000 empresas europeas que más recursos dedican a I+D+i, tan solo 22 son españolas. Es evidente: el ámbito de mejora es muy amplio.