Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uber vuelve a ser legal en Alemania

Un juez levanta la prohibición temporal de la aplicación dictada a finales de agosto

Interfaz de la aplicación Uber en un teléfono móvil Ampliar foto
Interfaz de la aplicación Uber en un teléfono móvil AFP

Alemania no se decide sobre el tratamiento jurídico que debe dar a la aplicación Uber. Hace dos semanas, la Audiencia Provincial de Fráncfort vetó la actividad de esta compañía en Alemania que facilita a los particulares alquilarse el coche y la amenazó con una multa de hasta 250.000 euros si no respetaba esta prohibición. El mismo tribunal celebró ayer una vista para estudiar el recurso de Uber y concluyó que la prohibición exprés no es necesaria.

La compañía estadounidense, que ya señaló hace dos semanas que no tenía la más mínima intención de paralizar su actividad, se sale por ahora con la suya al obtener el visto bueno para seguir operando. “Puede haber base para requerir el cese de sus actividades. Pero ese mandato no puede ser urgente”, aseguró el juez Frowin Kurth.

A los jueces de Fráncfort les convencen los argumentos de la Federación del Taxi, que achacan a Uber prácticas de competencia desleal, pero reclaman más tiempo. El argumento para levantar ahora la prohibición es la tardanza en llevar el caso a los tribunales, según un portavoz de la Audiencia. La denuncia debería haber llegado a los dos meses de que Uber iniciara sus actividades, y la asociación de taxistas la presentó en agosto, cuatro meses después de que Uber comenzara a operar en Alemania.

La Federación del Taxi reprocha a Uber no hacer frente a seguros y licencias que los conductores profesionales sí tienen que abonar. “Uber representa una forma particularmente extrema de dumpingsalarial, ya que rechaza permitir cualquier salario mínimo”, señala la asociación. Uber rechaza las críticas y asegura que cortar sus servicios supone "restringir la posibilidad de elección" de los ciudadanos.

La polémica alemana llega después de que taxistas europeos se hayan manifestado contra la empresa de San Francisco. A principios de verano, más de 10.000 conductores de Londres a Milán tomaron las calles como protesta.

En España, Uber solo está presente en Barcelona, donde la Generalitat de Cataluña tramita un expediente informativo por supuesto incumplimiento de las normas. En Alemania, opera en las ciudades de Berlín, Hamburgo, Múnich, Fráncfort y Düsseldorf, pese a que en las dos primeras cargaba con un veto de los Gobiernos regionales. Además, la compañía planea establecerse en otros siete municipios alemanes.