Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento eleva a 1.000 millones la inversión de carreteras hasta

Catalá anuncia la inauguración de 350 kilómetros de vía coincidiendo con el año electoral

Fomento tiene previsto recuperar en lo que queda de legislatura parte de la inversión en carreteras perdida en los últimos años consciente de que, en 2015, toca cita con las urnas y estas actuaciones tienen gran visibilidad para la población. Según ha anunciado esta mañana el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, el Gobierno elevará a 1.000 millones de euros la licitación en la red viaria del Estado.

Según ha explicado el número dos del Ministerio en un acto organizado por el Executive Forum España esta mañana en Madrid, esta cifra supera a la de los anteriores ejercicios. En los dos últimos años, el Gobierno ha destinado a construir nuevas infraestructuras viarias unos 1.500 millones de euros.

Tras sufrir el efecto de la tijera por la necesidad de reducir el déficit, Fomento ya recuperó en 2013 la inversión en obra pública, que creció un 23% en su primer movimieno al alza desde 2006. Fruto de estas actuaciones, Catalá ha avanzado que espera poner en servicio en los próximos meses unos 350 kilómetros de nuevas carreteras.

Entre las vías que van a inaugurarse, Catalá ha destacado algunos proyectos simbólicos, como el nuevo puente sobre la Bahía de Cádiz, el cierre de la Ruta de la Plata entre Benavente y Zamora y la finalización de la Autovía del Cantábrico en el límite entre Asturias y Cantabria, que ya está en servicio. Junto a ello, también se estrenará la A-7 en Granada.

Para abordar las nuevas inversiones, Catalá ha insistido en que el departamento que dirige Ana Pastor va a explorar las vías alternativas de financiación en colaboración con el sector privado y recuperará el llamado método alemán, que consiste en pagar al acabar la obra. "Vamos a seguir con políticas que dinamizan el transporte", ha destacado Catalá antes de definir estas partidas como inversión productiva.

Al mismo tiempo, el número dos de Fomento ha comentado que la mejora de los mercados y el descenso de los costes de financiación del Estado, —"que algunos atribuyen a Draghi (presidente del BCE), que está regando Europa de liquidez y que sí tiene que ver, pero también tiene mucho de las reformas" del Gobierno—, es una recuperación que acaba llegando al sector del transporte.