Los consumidores pagarán más de luz en las horas de mayor demanda

El BOE publica el nuevo método de cálculo de los peajes para sufragar el transporte de energía

Los consumidores pagarán más por la luz en las horas punta caracterizadas por una mayor demanda con el objeto de desincentivar el consumo en momentos de mayor riesgo de saturación, según se aprecia en la memoria justificativa de la nueva metodología de peajes de transporte y distribución elaborada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Fruto de este cambio regulatorio y por culpa del encarecimiento del coste de la energía en los mercados mayoristas, el precio de la luz subirá en los dos últimos trimestres del año, tal y como ha reconocido el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria.

A efectos prácticos, la medida que anuncia la CNMC eleva el número de componentes del recibo en los que el pago varía en función de la demanda. Hasta ahora, el coste de la energía, con el nuevo mecanismo de revisión de precios, ya se ha vinculado a la evolución del mercado adaptada a unos perfiles de consumo diseñados por Red Eléctrica de España (REE).

La novedad de la nueva metodología aprobada por la CNMC es que ahora la evolución de la demanda también afectará a la otra parte del recibo de la luz, a la regulada o también llamada de los peajes. En concreto, a dos de sus componentes: el transporte y la distribución. Otros costes regulados como las antiguas primas a las renovables, el sobrecoste extrapeninsular o la amortización del déficit de tarifa no sufren cambios.

El transporte y la distribución suponen para el consumidor un coste de unos 13 euros por cada 100 euros que paga de electricidad. Esta partida es una de las principales dentro de los peajes regulados, que en total acaparan unos 41 euros por cada 100 euros del recibo.

Precisamente, el responsable del Ministerio ha recordado que "todos estos costes se han disparado en los últimos diez años”, lo que unido a que los ingresos han sido inferiores a lo previsto" ha aumentado los precios de la energía para el consumidor. Para agravar más los desequilibrios de un sistema que acumula una deuda de más de 25.000 millones por el llamado déficit de tarifa, también tiene un exceso de capacidad que tira al alza de la factura. El déficit de tarifa es la distancia entre los costes y los ingresos.

Desplazar la demanda

La nueva metodología de transporte y distribución, indica el organismo presidido por José María Marín Quemada, debe tener en cuenta, conforme a la normativa comunitaria, "el ahorro derivado de las medidas de gestión de la demanda y la generación distribuida, así como señales de precios a efectos de desplazar la demanda de las horas de punta a las horas de valle".

Para responder a este último aspecto, se diferencian los peajes que se pagan por el transporte o la distribución en función de periodos horarios, lo que permitirá, a juicio de la CNMC, incentivar el uso de redes en momentos de menor saturación, y desincentiva el uso de las redes en periodos horarios de mayor demanda del sistema eléctrico y mayor riesgo de saturación.

Conforme al nuevo mecanismo de la CNMC, habrá un único peaje para los consumidores con potencias inferiores a 15 kilovatios (kW), que se elevará a su vez durante 876 horas del año, o el 10% del total, a las que se considerará horas punta. Habrá además una punta horaria de mañana y otra de tarde en todos los días laborables, que variará a su vez en función de tres temporadas: baja (abril y mayo), media (de junio a octubre) y alta (de noviembre a diciembre y de enero a marzo).

Como indicador del nivel de punta del mes, se ha utilizado la media de las 10 horas de mayor demanda de cada mes, a las que la CNMC alude en su informe como el top ten.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS