Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El supervisor luso acelera el relevo de los gestores del Banco Espírito Santo

El Banco de Portugal impone el relevo inmediato del presidente antes de lo anunciado

La familia reconoce que ha perdido un 5% de su participación accionarial

El director ejecutivo del BES (Banco Espririto Santo), Ricardo Salgado.
El director ejecutivo del BES (Banco Espririto Santo), Ricardo Salgado. EFE

Un comunicado de la Comisión portuguesa del Mercado de Valores a las siete de la mañana del lunes ha puesto fin a más de un siglo de la familia Espírito Santo en la gestión del banco que lleva su nombre, el BES.

El comunicado señala que, con efectos inmediatos, es decir desde este mismo lunes, los gestores que habían sido anunciados para dirigir el banco a partir del 31 de julio lo harán ya. Vítor Bento, presidente de la comisión ejecutiva; Moreira Rato, administrador financiero, y José Honório, vicepresidente ejecutivo, sustituirán a Ricardo Salgado —en la dirección durante 22 años—, a su primo José María Ricciardi y a José María Espirito Santo.

La situación de inestabilidad desde finales de junio en el BES, con una pérdida del valor de su acción de un 35% solo en la última semana, hacía impensable aguantar el relevo hasta el 31 de julio.

El propio Ricciardi había emitido un comunicado en la tarde del domingo para reclamar su destitución "en el más breve plazo posible", sin duda, una forma de quedar bien ante lo que ya sabía que iba a difundir la CMVM horas después.

En la misma mañana del lunes, el grupo de la familia ESFG comunicó formalmente a la Comisión de Valores que su participación en el banco había caído cinco puntos, ahora es el 20,1%. Si antes de la ampliación de capital, cerrada el 16 de junio, tenía un 27%, después de ella bajó al 25%, pero ahora es ya del 20,1%.

La pérdida repentina de este 5% se debe a que la sociedad familiar solicitó al banco de inversiones japonés Nomura un préstamo de 100 millones de euros para poder ir a la ampliación de capital. Nomura lo concedió con la garantía de un 5% de sus acciones. Al bajar su valor, el banco japonés tenía la opción de exigir esas acciones o que Espírito Santo aportará más para cubrir la garantía, al no hacerlo, Nomura se ha quedado con el 5%.

La semana negra del BES, con rebaja de ratings por parte de S&P y Moody’s, no finalizó ni en el fin de semana, pues la canciller alemana Angela Merkel aprovechó el caso BES, al que no nombró, para rechazar una flexibilización de los objetivos de deuda y déficit de los países europeos, como están reclamando Italia, Francia y España, principalmente.

La idea inicial de las autoridades del Banco de Portugal era que los viejos gestores dejaran su cargo en la asamblea general del 31 de julio, ya que de esta forma serían ellos los que presentaran las cuentas semestrales el 25 de julio, pero dada la gravedad de la crisis serán los nuevos gestores quienes apechugen con la presentación de unas cuentas que se prevén muy decepcionantes.