Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las empresas alemanas apuestan por España

Las multinacionales germanas son más optimistas y prevén aumentar su plantilla

Las empresas alemanas con presencia en España han cambiado por completo su opinión sobre la situación económica local. Así lo refleja la encuesta sobre clima empresarial elaborada por la Cámara de Comercio Alemana para España, un trabajo de campo que tiene carácter bienal y se lleva a cabo desde 1993. Más de la mitad de los grupos consultados anticipa una mejora general de la economía española en 2014. Esta confianza en la recuperación es aún mayor para el año 2015 donde un 79% apuesta por una mejora económica, porcentaje que aumenta hasta el 90% para el periodo 2016-2017.

La mejora económica también lleva a las empresas alemanas a ser más positivas que hace dos años respecto a la marcha de su propio negocio en España. El 32% califica la situación económica de su empresa como buena (en 2012 era el 15,8%), el 50% afirma que es satisfactoria y solo el 18% asegura que es mala. Se trata de la mejor nota que se ponen las filiales alemanas desde el sondeo de 2006, último año de bonanza.

Fuente: Cámara de Comercio Alemana para España ampliar foto
Fuente: Cámara de Comercio Alemana para España

“En la encuesta se percibe un cambio de ciclo importante en casi todas las variables analizadas. España como emplazamiento para las empresas alemanas ha ganado puntos respecto de otros países de su entorno”, asegura Walther Von Plettenberg, director gerente de la Cámara de Comercio.

La opinión que tengan sobre España las empresas alemanas no es cuestión baladí ya que forman el grupo más grande de compañías extranjeras en nuestro país: 1.400 sociedades, que equivale a un 16% del total de filiales extranjeras en España. En 2012 —últimos datos disponibles del Bundesbank—, estas compañías facturaron 75.500 millones de euros en el mercado local. Además, Alemania es el cuarto país inversor en España (1.356 millones en 2013) y sus empresas dan empleo directo a 200.000 personas.

Se duplica el número de empresas que planean elevar sus inversiones

Cuando a este colectivo empresarial se le pregunta cómo se desarrollará la actividad de su empresa en 2014, el 48% afirma que mejorará con respecto al año anterior, una respuesta que aumenta hasta el 76% si las previsiones son para 2015 y llega al 77% en 2016.

Pasando a aspectos concretos de las compañías alemanas, la calificación de sus ventas actuales en España como “buenas” salta de un 6,6% en 2012 al 22% en 2014. Si se suman las que las califican de “satisfactorias” el total de respuestas positivas es del 77%.

En cuanto a la exportación, el 58% de los grupos encuestados venden al exterior sus productos. Además, algo más de un tercio reconoce que sus exportaciones crecieron en 2013 y también un tercio de la muestra asegura que esta partida mejorará aún más en 2014. “Hay que tener en cuenta en este capítulo que muchas empresas alemanas son proveedores de compañías españolas que venden al exterior, lo que quiere decir que la actividad internacional es incluso mayor de lo que reflejan las ventas directas fuera”, subraya Von Plettenberg.

Piden una justicia más eficiente, menos burocracia y normas laborales más simples

La mejora del contexto económico también provoca que las compañías sean mucho más optimistas en cuanto a la creación de puestos de trabajo. Mientras en 2012 solo 13,2% afirmaba que aumentaría su plantilla, de cara a 2014 ese colectivo supone el 30% de las respuestas. A medio plazo los planes de contratación son todavía más positivos: en 2015 el 41% dice que fichará gente, un porcentaje que se sitúa en el 47% para el periodo 2016/2017.

Por otra parte, ha subido hasta el 32% el porcentaje de empresas que manifiestan haber elevado sus inversiones en 2013 respecto a la cantidad destinada en el ejercicio precedente. Hace dos años solo habían elevado sus inversiones el 21% de las compañías. Además, respecto a la encuesta de 2012 se duplica el número de filiales alemanas que pretenden aumentar sus inversiones en 2015.

La mejora de las perspectivas está fundada en hechos. Y es que el 49% de las empresas aumentó sus beneficios en 2013 (hace dos años solo el 17,1% de los encuestados decía haber mejorado sus ganancias respecto al ejercicio precedente). Cuando se les pregunta por cómo evolucionará su resultado en 2014 el 55% dice que aumentará.

Hubo un momento en lo peor de la crisis que había miedo a un movimiento generalizado de traslado de operaciones de las multinacionales extranjeras a otros países. Parece que ha pasado lo peor: el 72% de las empresas alemanas dice estar satisfecha con el resultado de sus actividades en España, 10 puntos más que hace dos años. Asimismo, el 67% dice que su casa matriz elegirían nuevamente a España como lugar de inversión. Sin embargo, los niveles de satisfacción aún están lejos de cotas como las del 2008 (el 86,4% de los grupos encuestados expresaban su satisfacción con la aventura española).

Los aspectos mejor valorados de España por las empresas alemanas son, por orden de satisfacción: la cualificación de sus empleados; la productividad de éstos comparado con Alemania; la disponibilidad de personal especializado; la motivación de los trabajadores; los sueldos y los costes salariales; y la calidad de la formación académica. Por el contrario, los puntos donde quedaría mayor margen de mejora son los relacionados con las condiciones y predisposición de pago; los derechos laborales y la labor de los sindicatos; la fiscalidad; la calidad de la formación profesional; y la flexibilidad laboral.

Cuando se les pregunta a las empresas germanas qué medidas políticas aprobarían para aumentar el atractivo de España para los inversores extranjeros destacan la reducción de la burocracia, la mejora del sistema educativo, la simplificación de normas y procedimientos laborales y la mejora de la eficiencia de la Justicia.