Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
UE RUSIA

Rusia abre una disputa contra la UE en la OMC sobre la regulación del sector energético

Imagen de una estación de Medición y Distribución de Gas. EFEArchivo Ampliar foto
Imagen de una estación de Medición y Distribución de Gas. EFE/Archivo EFE

La Federación Rusa ha solicitado a la Organización Mundial del Comercio (OMC) que abra un proceso de consultas para verificar si el llamado "tercer paquete energético" de la Unión Europea (UE) infringe los principios del libre comercio.

Rusia se queja de que la norma de la Unión Europea que prohíbe que una compañía pueda ser dueña y a la vez operar una canalización de gas le afecta directamente y es inconsistente con los principios que rigen la OMC, según informaron hoy en Ginebra fuentes de la Organización.

Esta norma se incluye en el paquete de leyes conocido como "tercer paquete energético" que regula el mercado de gas y electricidad en la Unión, y que fue aprobado en 2009 con el objetivo de estimular la competencia y bajar los precios.

Rusia argumenta que su compañía estatal Gazprom es la única que tiene el derecho a exportar gas y que la nueva norma, que le afecta negativamente, no debería aplicarse a contratos firmados con anterioridad a la aprobación de la ley.

Moscú cuestiona que ciertas medidas sobre producción y transmisión de gas natural y electricidad son discriminatorias, así como ciertas certificaciones exigidas por Bruselas.

Según la Federación Rusa, estas medidas son inconsistentes con obligaciones y compromisos de la UE y constituyen una "infracción".

A partir de la presentación de la queja, Moscú y Bruselas tienen 60 días para intentar solventar sus diferencias antes de que se pongan en marcha los mecanismos de solución de disputas y se establezca un grupo de expertos para dirimir en la controversia.

Es la segunda vez que Rusia presenta una queja contra la Unión Europea desde que accedió a la OMC. El pasado diciembre, Moscú inició su primer pleito en el que recurrió los aranceles que pagan los productores metalúrgicos y químicos rusos para vender en la UE.