Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca española vuelve a beneficios en 2013 y gana 7.274 millones de euros

Las menores necesidades de dotaciones y provisiones que se han realizado en 2013 han permitido este resultado

Los grupos bancarios que operan en España volvieron a obtener beneficios en 2013 y ganaron 7.274 millones de euros frente a las pérdidas de 2.825 millones de euros sufridas en el ejercicio anterior, básicamente por las elevadas provisiones que tuvieron que dotar.

Así lo ha explicado hoy, en rueda de prensa, el presidente saliente de la patronal bancaria española (AEB), Miguel Martín, que ha aprovechado para presentar a los medios de comunicación al que será su sucesor, José María Roldán.

Según ha explicado Martín, las menores necesidades de dotaciones y provisiones que ha realizado la banca en 2013 para atender al "excepcional saneamiento" del sector han permitido este resultado.

Estas menores necesidades permitieron compensar la caída del margen de intereses o de ingresos, que a su vez reflejó el recorte del 1,2% del producto interior bruto (PIB) español en 2013, así como un entorno financiero en el que imperaban los bajos tipos de interés.

El balance consolidado del sector bancario se redujo el 10,2% en 2013 hasta quedar en 2,2 billones de euros, debido al importante desapalancamiento o desendeudamiento de familias y empresas, lo que permitió reducir en 62.448 millones (-57,3%) los saldos netos tomados de bancos centrales y otras entidades y reducir en 77.285 (-19,3%) el volumen de valores emitidos.

La banca española pudo reducir su dependencia de la financiación mayorista gracias al incremento del 1,3% o de 14.719 millones de euros de los depósitos captados de la clientela, y también por la caída del crédito, que se redujo el 7,1% o en 101.106 millones.

Esta reducción del crédito y el incremento de los activos dudosos fueron las causas de que la morosidad de la banca española se situara en el 8,6% en 2013, dos puntos más que a finales del año anterior, con una cobertura del 55%, 14 puntos menos.

El desapalancamiento, ha dicho Martín, que tuvo lugar en 2013 se completó con un incremento de los fondos propios agregados de los grupos bancarios que ascendió a 6.384 millones de euros y sumó 166.123 millones, el 4% más que en diciembre de 2012.

De esta forma, se mantuvo el ritmo de crecimiento de los ratios de solvencia del sector en los últimos ejercicios, que a cierre de diciembre se situaban en el 11,7% en términos de "core capital" o capital de máxima calidad, unos 120 puntos más que en 2012.

En cuanto a los márgenes de la cuenta de resultados conjunta de 2013, se vieron afectados por la débil actividad económica y por los bajos tipos de interés, ha explicado Martín, que ha añadido que el margen básico se redujo el 8,8% hasta quedar en 6.292 millones, consecuencia del recorte del 11,6% sufrido por el margen de intereses.

Este descenso se vio compensado, en parte, por el incremento de los ingresos por operaciones financieras, que crecieron el 20% y sirvieron también para enjugar las pérdidas por actividades inmobiliarias.

Los gastos de explotación se mantuvieron prácticamente planos, lo que no fue suficiente para que creciera el margen bruto, que se redujo el 6,4%, igual que el margen de explotación antes de provisiones, que cayó el 12,2%.

Más información