Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios mejoran su opinión sobre la economía, pero sin aprobarla

Los socios del Instituto de Empresa Familiar son más optimistas, pero no aprueban la situación

Tampoco dan su visto bueno a la reforma fiscal o la tributación de los pagos en especie

Mariano Rajoy escuchó el resultado en directo y sin hacer una mueca: ni la situación económica ni la política recibe el aprobado de los empresarios familiares. Según la encuesta realizada entre los asistentes a la asamblea anual del Instituto de Empresa familiar (IEF), la percepción sobre la situación económica ha mejorado, pero no llega al aprobado: 4,09 sobre 9, lo que, no obstante, supone un cambio sustancial respecto al 2,16 de la edición anterior.

La situación política, sin embargo, está peor considerada. Los empresarios la evalúan con un 2,33, frente al 2,22 de la anterior, pero contrasta más con el aprobado (4,8) de hace dos años, meses después de que el PP llegara al Gobierno. Asimismo, suspenden la labor de la Comisión Europea en la gestión económica (3,15) y la del Banco Central Europeo (4,14).

La empresa familiar, que supone en torno al 25% del PIB y algo más en empleo, tampoco aprueba la reforma fiscal (3,62) ni la cotización por especie (2,15). Por el contrario, sí dan su visto bueno a la ley concursal (4,75) y la tarifa plana a la Seguridad Social (6,15).

Pese a todo, estima que la coyuntura económica está cambiando y el 68% de los encuestados espera que la recuperación sea moderada y con limitada creación neta de empleo y un 59% piensa elevar sus inversiones. Por el contrario, un 30% cree que esa recuperación será frágil y si creación neta de empleo. También la mayor parte espera aumentar sus ventas y solo un 21% prevé incrementar la plantilla.

Con estos datos como soporte, el nuevo presidente del IEF, Javier Moll, pidió a Rajoy mayor apoyo a la empresa familiar para "recuperar los niveles de empleo de antes de la crisis". "Hay argumentos de mucho peso para defender a la empresa familiar, el más importante es su capacidad para crear empleo y riqueza; la empresa familiar tiene iniciativa, talento, creatividad y no teme al riesgo para crear nuevos puestos de trabajo", enfatizó el editor.

Rajoy tomó nota de sus palabras y lanzó un discurso optimista subrayando que España se ha convertido en un ejemplo para el mundo. "El cambio de ciclo no ha llovido del cielo, no ha sido por casualidad, ha sido por esfuerzo de la sociedad española que ha sabido adaptarse con sacrificios", arrancó. "Las buenas noticias empiezan a ser cada vez más frecuentes. Fuera de España, lo saben ustedes mejor que yo, se mira a nuestro país como un ejemplo de cómo se puede salir de la crisis. Valoran lo que hemos hecho y lo que vamos a seguir haciendo".

Luego redujo el tono: "No quiero ver ni el menor atisbo de autocomplacencia o triunfalismo. Con las cifras que tenemos de paro sería una frivolidad vanagloriarse. En España mucha gente no ha visto aún lo que es la recuperación. Estamos consiguiendo ser más competitivos pero ahora toca hacer políticas de empleo, impulsaremos una estrategia con las comunidades autónomas".

Asimismo, subrayó que "lo más importante conseguir la consolidación fiscal y llegar al equilibrio presupuestario, así como continuar con las reformas estructurales. También aprovechó Rajoy para presionar al BCE a tomar medidas para evitar la deflación y mejorar el tipo de cambio del euro para que países como España puedan exportar más. "Nos vendría muy bien que el tipo de cambio del euro mejorara". Con respecto a la inflación dijo: "Queremos estar por debajo de la media europea; pero el problema está en que ahora está en 0,5% cuando el objetivo fijado por el BCE es del 2%". El crédito es otra de las preocupaciones de Rajoy, aunque subrayó que va mejorando. "Quitando eso no veo riesgos más importantes", señaló el presidente del Gobierno.

Ante una pregunta de los empresarios sobre si intentará que Luis de Guindos, ministro de Economía, sea el presidente del Eurogrupo, el jefe del Ejecutivo admitió por primera vez en público que defendió que España "tiene derecho" a puestos de relevancia en el nuevo reparto de poder de la UE que saldrá de las elecciones al Parlamento Europeo del 25 de mayo. "Es difícil saberlo [si lo conseguirá]. España se ha ganado un crédito y tenemos derecho a dar la batalla, la daremos, ya veremos el resultado. Qué pasará, no lo sé, ya veremos", aseveró tras afirmar que sobre el tema europeo se siente tranquilo.