Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ono aprueba la salida a Bolsa a la espera de la oferta de Vodafone

La británica y la compañía de cable no se fijan ningún plazo para cerrar una posible compra

Una mujer entra la sede de Ono, en Pozuelo de Alarcon.
Una mujer entra la sede de Ono, en Pozuelo de Alarcon. REUTERS

Ono y Vodafone están condenados a entenderse pero no se dan ningún plazo para cerrar el trato. La junta de accionistas de Ono aprobó ayer el proceso para la salida a Bolsa de una parte del capital, tal y como estaba previsto en el orden del día. Los socios de la compañía de cable no abordaron una potencial oferta de compra por parte de Vodafone, una posibilidad sobre la que han especulado diversos medios de comunicación durante la semana.

Los socios de Ono prefieren mantener los dos procesos de forma paralela: la salida a Bolsa y las negociaciones para una posible venta a Vodafone. De hecho, y aunque la compañía británica no ha negado el interés por aumentar su tamaño en España mediante una operación de consolidación, aún no ha presentado ninguna oferta en firme y vinculante por Ono.

Las negociaciones de Vodafone se centran en convencer a los fondos de capital riesgo británicos, que controlan el 55% del capital de Ono, y que son los más proclives a la venta. La operación estaría en torno a los 7.000 millones de euros, aunque persisten las diferencias sobre el método y los plazos de pago, según fuentes conocedoras de la negociación. Entre esos fondos de capital privado destacan CCMP Capital, con una participación del 15,2%, Providence Equity (15,2%), Thomas H. Lee Partners, (15%) y Quadrangle (9%).

El interés de Vodafone por la cablera es muy decidido con el objetivo de posicionarse en el mercado de la banda ancha ultrarrápida y hacer frente a la oferta de fibra de Telefónica. De hecho, los mercados dan por descontado que, salvo desavenencias de última hora, la operación se llevará a cabo. Una prueba de esa confianza es que los seguros de impago (credit default swap o CDS) sobre la deuda de Ono están en mínimos históricos, cotizando en 75,3 puntos frente a los 200 puntos a los que estaban a comienzos de año.

La colocación de Ono en los mercados tendrá lugar esta primavera mediante una ampliación de capital (OPS) por alrededor de 800 millones de euros y una posterior operación de venta de acciones (OPV) de entre 200 y 300 millones. El diseño de la colocación apunta que la cablera busca primordialmente tener un valor de referencia en los mercados para que otros potenciales compradores además de Vodafone puedan pujar por ella.

Los fondos que se obtengan de la operación se dedicarán a la reducción de deuda, que asciende a 3.330 millones. Los bancos seleccionados por el grupo de cable para liderar el sindicato bancario que realice la colocación son Deutsche Bank y JP Morgan.

Diversos medios de comunicación habían indicado previamente que el acuerdo se cerraría en el pasado consejo de administración, celebrado el 12 de febrero, pero este ni siquiera trató la operación. Posteriormente, indicaron que la junta de Ono aprobaría este jueves la venta, pero los accionistas tampocon han tratado este jueves el asunto.

La colocación de Ono en los mercados tendrá lugar esta primavera mediante una ampliación de capital (OPS) por alrededor de 800 millones de euros y una posterior operación de venta de acciones (OPV) de entre 200 y 300 millones. El diseño de la colocación apunta que la cablera busca primordialmente tener un valor de referencia en los mercados para que otros potenciales compradores además de Vodafone puedan pujar por ella. Los fondos que se obtengan de la operación se dedicarán a la reducción de deuda, que asciende a 3.330 millones. Los bancos seleccionados por el grupo de cable para liderar el sindicato bancario que realice la colocación son Deutsche Bank y JP Morgan.