Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EEUU EMPRESAS

Jeff Clarke sustituye al español Antonio Pérez como consejero delegado Kodak

Fotografía de archivo que muestra el logo del fabricante de productos y servicios fotográficos Kodak. EFEArchivo Ampliar foto
Fotografía de archivo que muestra el logo del fabricante de productos y servicios fotográficos Kodak. EFE/Archivo EFE

Kodak, el gigante de la fotografía, anunció hoy que Jeff Clarke será su próximo consejero delegado en sustitución del español Antonio Pérez y continuará el proceso de renacimiento de la compañía, la cual salió el año pasado de la quiebra.

Clarke, de 52 años, seguirá ejerciendo su actual cargo de presidente del consejo de administración del portal de viajes por internet Orbitz, un puesto que ejerce desde 2007, según indicó Kodak en un comunicado.

La decisión llega mientras Kodak continúa tratando de asentar su actual modelo de negocio, centrado en el procesamiento de imágenes con usos comerciales, tras la profunda reestructuración que ha afrontado en los últimos años.

"Esta empresa tiene algunas oportunidades extraordinarias, especialmente las que presenta la tecnología de la compañía en impresión comercial", señaló Clarke en el comunicado.

Pérez, que ejercía el cargo desde 2005, fue elogiado por el presidente del consejo de administración de Kodak, James Continenza, quien destacó "su excelente liderazgo" durante la "compleja y exitosa reestructuración" de la compañía.

Clarke es un ejecutivo con experiencia en compañías digitales y hasta ahora también era socio confundador de una firma de inversión especializada en compañías tecnológicas.

"Jeff Clarke es un ejecutivo con talento y experiencia que está muy cualificado para dirigir Kodak en esta nueva era", afirmó por su parte Pérez, quien se quedará en la compañía como asesor especial del consejo de administración.

Kodak emergió de la quiebra en septiembre del año pasado, tras acogerse a la ley de bancarrotas en enero de 2012 a fin de reestructurar sus operaciones y su enorme deuda.

La compañía de Rochester (Nueva York), fundada en 1880 por el inventor George Eastman, no supo sacar provecho a sus propios inventos, como la cámara digital, que no explotó por miedo a afectar su negocio de película tradicional.