Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EMPRESAS EDP

EDP en España tuvo en 2013 un beneficio neto de 125 millones, un 18 por ciento menos

El consejero delegado de la empresa EDP Naturgas, Miguel Stilwell (d) y el director corporativo del Negocio Regulado, Massimo Rossini, durante la presentación de los resultados de negocio relativos a 2013. Ampliar foto
El consejero delegado de la empresa EDP Naturgas, Miguel Stilwell (d) y el director corporativo del Negocio Regulado, Massimo Rossini, durante la presentación de los resultados de negocio relativos a 2013. EFE

El Grupo EDP en España ha tenido un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 597 millones de euros en 2013, lo que representa un 4 % menos que el ejercicio anterior, y un beneficio neto de 125 millones de euros, con una reducción de un 18 %.

El consejero delegado de la compañía, Miguel Stilwell, ha presentado en Bilbao los resultados de negocio relativos a 2013 y ha destacado que esos números se han obtenido "en un entorno económico adverso".

Ha explicado que el sector se está viendo afectado por las medidas de ajuste y un gran aumento de las cargas fiscales que junto a los bajos niveles de la demanda, la gran competencia comercial y la elevada participación de las renovables, que reducen el hueco térmico, "han lastrado los resultados del Grupo".

"Se ha registrado un retroceso bastante grande del consumo energético", que ha situado la demanda en niveles de 2005, y este dato ha resultado especialmente destacado en Euskadi en relación con el sector industrial, que ha reducido el consumo en torno al 6 o 7 % debido a la crisis, según los datos de EDP.

En 2013, "en Euskadi la crisis en la industria se advierte claramente" en lo respecta al uso de energía eléctrica y de gas, y sin embargo, a pesar de que fue un año cálido, el consumo doméstico de gas se ha mantenido.

La caída de demanda en el conjunto España tuvo su impacto también en el hueco térmico que se bajó a niveles de 1997.

Stilwell ha advertido de que las medidas adoptadas por el Gobierno central en 2012 en materia energética no favorecen que su compañía planee nuevas inversiones en España, por la falta de seguridad jurídica.

"La reforma normativa del sector eléctrico está ocasionando a las empresas graves daños económicos, derivados de múltiples factores", entre los que ha destacado "la incertidumbre" por la retroactividad de las normas y "han frenado las inversiones del grupo en España".

Stilwell ha asegurado que en 2014 el grupo invertirá en este país "lo mínimo indispensable" para dar un suministro de calidad porque no hay incentivos para invertir más que eso.

El déficit de tarifa nacional ha supuesto para el grupo una importante inmovilización de recursos financieros, que ha cifrado en 264 millones de euros, lo que supone un 12 % del endeudamiento neto.

Además, ha avisado de "la desigual carga de ajuste que soportan las diferentes tecnologías y del incumplimiento del plan de reparto del esfuerzo", como consecuencia de circunstancias ajenas a las empresas.

En el sector gasista, "hace falta un marco que incentive el uso de las infraestructuras existentes y la expansión del gas natural", ha planteado.

EDP España ha advertido de que "técnicamente no va a ser posible cumplir" los plazos previstos por el Gobierno para el establecimiento del nuevo sistema de tarificación eléctrica y ha pedido al Gobierno más tiempo para poder resolver esas dificultades.

La producción neta de electricidad del Grupo disminuyó un 9,3 %, caracterizada por un récord histórico en la producción hidráulica, con un 77 % más, y la reducción de la generación térmica, con carbón en un 5 %, y especialmente, la de los ciclos combinados de gas natural, que bajó un 59 %.

Entre los hitos del grupo en España el año pasado, Stilwell ha citado la inauguración de la nueva sede corporativa en Bilbao, que supuso una inversión de 17 millones de euros y la firma del convenio colectivo, que mejorará el clima laboral y los niveles de eficiencia y productividad, ha confiado.

La empresa EDP es el segundo distribuidor gasista del mercado español, por detrás de Gas Natural, y cuenta con más de dos millones de clientes en España, sumando los de su negocio de electricidad.

Está presente en once comunidades autónomas, en alguna de las cuales es líder, como País Vasco, Cantabria, Murcia y Asturias, donde también es el operador eléctrico de referencia a través de HC Energía (antes Hidrocantábrico).