Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PANAMÁ CANAL

La reanudación de la obra del Canal de Panamá marcha a ritmo lento

Vista de los trabajos de ampliación del Canal de Panamá en el sector pacífico en Ciudad de Panamá (Panamá). Ampliar foto
Vista de los trabajos de ampliación del Canal de Panamá en el sector pacífico en Ciudad de Panamá (Panamá). EFE

La reanudación de los trabajos en el Canal de Panamá continuó hoy por segundo día a ritmo lento, mientras las autoridades de la vía interoceánica cumplieron con un desembolso de unos 36 millones de dólares, pactado con el consorcio, para relanzar las obras, provisionalmente.

Hasta ayer, jueves, la construcción del nuevo juego de esclusas estuvo completamente suspendida durante 16 días, por la falta de liquidez en que entró el consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC).

El GUPC se comprometió con la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) a reiniciar ayer jueves la construcción del tercer juego de esclusas, que detuvo el pasado día 5 por falta de fondos tras reclamar unos sobrecostes de más de 1.600 millones de dólares y que la ACP considera "desproporcionados y no sustentados".

Como parte de un acuerdo parcial entre las partes para retomar las obras, la ACP autorizó hoy "al banco" hacerle efectivo al GUPC unos 36 millones de dólares para que tenga liquidez los próximos días y pague a "trabajadores, subcontratistas y suplidores, confirmó a Efe una fuente del Canal.

Las obras se han reactivado pero avanzan a paso lento, mientras que las partes se han dado hasta el lunes para pactar una solución financiera a los sobrecostes que reflote por completo el proyecto, tal como informaron este jueves fuentes de la ACP.

Ayer en la mañana, el área donde se construyen las nuevas esclusas en el área de Cocolí, en el sector Pacífico del Canal interoceánico, no había personal, cuya presencia fue aumentando por la tarde y se ha ido incrementando hasta hoy, cuando se pudo ver "un poco más de movimiento", dijo a un grupo de periodistas el ingeniero electromecánico de la ACP, Ricardo Chong, en un recorrido por el lugar.

En la visita por Cocolí, organizado por la ACP, Efe apreció un movimiento mínimo de trabajadores, cuyo número antes de la paralización rondaba entre los 2.500 y los 3.000 solo en el lado del Pacífico.

Es en la parte de relleno del lado oeste de la cámara alta de las nuevas esclusas que se construyen en el Pacífico, donde se observó un poco más de actividad con pequeños grupos de obreros que preparan las formaletas para los posteriores vaciados de cemento.

A pesar de que los diferentes frentes de trabajo no han sido retomados totalmente, lo que se espera se produzca progresivamente este fin de semana, cuadrillas de topógrafos realizaban hoy mediciones de terrenos.

Otros, entre tanto, unos 60 obreros, trabajaban en la preparación de la planta de concreto, las instalaciones de acero y formaletas con la idea de reactivar el proceso de vaciado.

El movimiento de tierra y de camiones, así como las excavaciones en la veta de basalto columnar que se utiliza para hacer el cemento que se utiliza en los vaciados, eran las tareas que se apreciaban más activas.

"Ayer estábamos totalmente sin personal en el área por la mañana, y a medida que han pasado las horas se han estado reactivando las diferentes áreas de trabajo", dijo Chong, quien resaltó que la cantidad de polvo que se levanta en el lugar da cuenta del trabajo.

"Cuando ves polvo es porque hay actividad", resaltó.

Chong dijo que lo que se desea es que "realmente" se reactive todo y que se pueda "reprogramar todo el cronograma de entrega para poder alcanzar la meta de terminar el proyecto del tercer juego de esclusas, tanto en el Atlántico como en el Pacífico".

Sin embargo, ni Chong, ni tampoco el ingeniero especialista en comunicaciones de la ampliación, Luis Ferreira, precisaron la cantidad exacta de los que trabajan, y solo dijeron que se están contabilizando.

Ferreira recordó que antes del inicio de la paralización, en un periodo normal de trabajo en el Pacífico había hasta unos 5.000 trabajadores y otra cantidad igual en el Atlántico, pero en el momento mismo de detenerse las obras solo 100 en Cocolí.

Una fuente del Canal, que prefirió mantener el anonimato, comentó a Efe que comparado con el "hervidero" de gente y de trabajadores que había antes de la paralización de las obras, "ahora no se ve nadie" en la mayoría de las secciones de la construcción.

Aun así, Ferreira dijo que se espera que el lunes se entre en una fase de "buen porcentaje de producción", aunque reconoció que para reiniciar el ritmo nuevamente se necesita de "un gran esfuerzo".

Ferreria destacó que una señal de que se avanza es que la planta moledora de piedra de basalto para el cemento está funcionando, algo que, afirmó, en una obra de este tipo en cualquier parte del mundo "es positivo".

Se espera que el próximo lunes la ACP anuncie si llegó a un acuerdo definitivo con el consorcio GUPC para la finalización de las obras o se rompa la relación contractual entre ambas partes.

Fabio Agrana