Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Coca-Cola y los sindicatos concluyen el plazo de negociación del ERE sin acuerdo

La empresa se toma ahora un periodo de 15 días para tomar una decisión sobre el ajuste

Trabajadores de Coca-Cola, en una protesta en Madrid.
Trabajadores de Coca-Cola, en una protesta en Madrid. AFP

Ni la empresa ni los sindicatos han dado su brazo a torcer. Coca-Cola Iberian Partners, la embotelladora española del refresco estadounidense, mantiene los planes de cerrar cuatro de sus 11 fábricas y reducir su plantilla. Los sindicatos dicen que esa es una linea roja que no están dispuestos a cruzar. Y el plazo de negociación entre ambas partes por el expediente de regulación de empleo, que vencía hoy, ha concluido sin acuerdo. Pese a que la compañía ofreció mejoras económicas (cambió los despidos que planeó inicialmente por bajas incentivadas con una nutrida indemnización) los sindicatos han cumplido su advertencia, y se han negado a aceptar el pacto porque incluía la desaparición de las plantas de Fuenlabrada, Alicante, Palma de Mallorca y Asturias.

En cuanto al siguiente movimiento de la compañía, la empresa ha señalado que, a partir de ahora, se abre un periodo de dos semanas en el que la embotelladora decidirá qué hacer y en qué medida aplicará el ERE. "Iberian Partners decidirá, dentro del plazo legal establecido de 15 días, la forma con la que aplicará el expediente, sin tener que mantener unas condiciones que estaban supeditadas a alcanzar hoy un acuerdo con los representantes de los trabajadores", ha advertido en un comunicado. La compañía podría decidir aplicar los despidos y traslados como los planteó en inicio (1.250 afectados, entre ellos, 750 despedidos y una indemnización de 30 días por año con un tope de 18 meses). También podría aplicar la última propuesta que puso encima de la mesa pese a que los sindicatos la han rechazado (1.190 afectados, 700 de ellos por bajas incentivadas con 45 días por año trabajado y 42 meses de tope, así como un pago lineal de 10.000 euros). O, si así lo desea, podría tomar una medida intermedia o incluso replantearse los cierres.

Coca-Cola, hasta ahora, había insistido en mantenerse al margen. Repetía hasta la saciedad que la embotelladora española (Iberian partenrs) y la filial de la multinacional en España (Coca-Cola Iberia) son compañías distintas. Pero una vez vencido el plazo de negociación, la empresa del refresco sí ha decidido valorar también el conflicto. Juan José Litrán, director de relaciones corporativas de Coca-Cola, ha convocado a varios medios de comunicación para expresar su malestar por la decisión de las plantillas de rechazar la oferta de Iberian Partners. Ha lamentado la falta de acuerdo y se ha preguntado "por qué los sindicatos han rechazado una oferta que era inmejorable". Se trataba, ha insistido "de una oferta muy ventajosa para los trabajadores, una oferta que es insuperable".

Pero los representantes de los trabajadores ya habían advertido ayer de que no habría pacto. "Por muchas mejoras económicas que introduzca la compañía no vamos a pactar mientras encima de la mesa haya cierres y destrucción de empleo", aseguró el secretario general de Feagra-CC OO, Jesús Villar.

Los sindicatos creen que todavía existe margen de maniobra para convencer a la empresa de que no llegue a los cierres. La última reunión de negociación se había iniciado este viernes a las 10.00 horas en un ambiente tenso. Han acudido miembros de Iberian Partners y de los sindicatos representados en la mesa de negociación (CC OO, UGT, CSI-F y USO).

Los trabajadores de la empresa han plantado una dura batalla a la compañía desde el anuncio de la reestructuración: huelga indefinida en varias plantas, manifestaciones y una petición popular para el boicot a la marca, que en el caso de la fábrica de Fuenlabrada, se orquestó al grito de: “Si Madrid no produce, Madrid no consume”. Incluso lograron colarse en la cobertura informativa de la gala de los premios Goya, gracias a un grupo de afectados por los cierres que se apostaron a las puertas del recinto donde se celebraban los premios del cine. CC OO advirtió ayer de que las movilizaciones a partir de ahora subirían de tono y que pedirían el apoyo de toda la sociedad contra los planes de reestructuración.

Más negociaciones fuera de plazo

"Se abre ahora un nuevo periodo en esta odisea del despropósito empresarial, en el cual Coca-Cola Iberian Partners tiene un plazo de 15 días para ejecutar su plan o modificar su hoja de ruta, tiempo que debiera aprovechar para cambiar su posición y que ello permita dar solución a un gran problema creado por ellos mismos", ha señalado la Federación de Industria y Trabajadores Agrarias de UGT.

Iberian Partners, por su parte, insiste en que, pese al rechazo en la mesa de negociación, muchos trabajadores aprueban la propuesta. "La empresa considera que los sindicatos deberán explicar muy bien a los trabajadores por qué no han aceptado una oferta con unas condiciones tan beneficiosas y que como pudo comprobarse ayer en las asambleas que pudieron celebrarse, es apoyada de forma mayoritaria por los trabajadores", ha señalado en un comunicado. Ayer ya comunicó que los empleados consultados en los centros de Galicia, Andalucía, Canarias y Extremadura apoyaban el plan de la empresa y las indemnizaciones ofrecidas. Sin embargo, lo cierto es que ninguno de esos centros está directamente afectado por la reestructuración.

Los sindicatos advierten de que las movilizaciones continuarán

La empresa justifica que la consulta no se ha podido realizar en el resto de plantas y recuerda que en realidad los trabajadores de toda la empresa están vinculados al plan, puesto que se ofrecen prejubilaciones también a empleados de plantas que no serán clausuradas.

Según Ángel López de Ocáriz, director de Relaciones Institucionales de Iberian Partners, les "sorprende enormemente que, tras el apoyo recibido ayer por la mayoría de los trabajadores consultados a la oferta presentada por la compañía, los representantes sindicales hayan rechazado unas condiciones que no se han dado en ningún proceso similar en España en los últimos años".