Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pescanova admite que tiene un agujero patrimonial de 1.487 millones de euros

La empresa revela que perdió 791 millones en 2012

Maquilló sus cuentas para esconder 2.323 millones de pasivo

Lucha contrarreloj para conservar su filial chilena

Imagen de la sede central de Pescanova en Chapela
Imagen de la sede central de Pescanova en Chapela REUTERS

Cualquier parecido entre las cuentas que Pescanova publicó en el pasado y las que admite ahora parece pura coincidencia. La compañía pesquera, por fin, dio este martes a conocer el resultado de su revisión contable, y puso negro sobre blanco su situación financiera real de 2011 y 2012. Está en quiebra técnica al menos desde 2010, a pesar de que a su antigua cúpula los números les cuadraban siempre. El grupo, en concurso de acreedores desde abril, perdió 791 millones de euros el año pasado y ya tenía unos números rojos de 260 millones en 2011.

Fuente: Pescanova. ampliar foto
Cuentas de Pescanova  Fuente: Pescanova.

Bajo el mando del expresidente Manuel Fernández de Sousa, imputado, Pescanova llegó a anunciar beneficios de más de 50 millones de euros en 2011. Pero la situación financiera de la compañía era en realidad un desastre. Al cerrar 2011 su agujero patrimonial ascendía a 790 millones de euros. Al año siguiente, casi se duplicó, hasta los 1.487 millones, según las cuentas consolidadas entregadas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Los análisis que realizó KPMG en julio, cuando ya era evidente que la empresa había manipulado las finanzas, apuntaron que ese descuadre se acercaba a los 927 millones. En septiembre Deloitte advirtió de que se habían quedado cortos, y hablaba de 1.667 millones. Se equivocó por poco.

La deuda con los bancos y los proveedores, el otro gran misterio que sobrevolaba a la pesquera desde que estalló su crisis en febrero, asciende a más de 4.000 millones de euros. En concreto, la deuda financiera neta suma 3.247 millones de euros en 2012. Si además se le añaden los compromisos con proveedores, cuentas pendientes y provisiones o ingresos diferidos, Pescanova acumula 4.218 millones de euros de pasivo. Y en 2011, según la revisión actual, adeudaba ya 4.068 millones. Sin embargo, antes de la llegada del actual presidente Juan Manuel Urgoiti y de su cúpula, la compañía publicó que su pasivo en 2011 era de 1.744,5 millones. Es decir: escondió 2.323,5 millones de euros de pasivo.

Entre deudas con bancos, proveedores y otros, Pescanova acumula 4.218 millones de pasivo

La Pescanova que ahora se muestra es muy distinta de la que aseguraba ante los accionistas que sus beneficios habían crecido entre 2010 y 2011 casi el 40%. La mayoría de sus anteriores consejeros, así como varios directivos y el auditor BDO, han sido imputados por la Audiencia Nacional. BDO, que pese al escándalo ha sido responsable de revisar también ahora la contabilidad, justificó ante el juez que la dirección le escondía una caja b. Había revisado durante 10 años las cuentas y nunca vio nada extraño. Ayer, por primera vez, incluyó salvedades al informe anual. En amplias anotaciones, los auditores advierten, entre otras cosas. de que quedan elementos dudosos que se deben tener en cuenta. Por ejemplo, señala que se han revisado las cifras de 2011 y 2012, pero se han tenido que dar por buenas las premisas heredadas de 2010. Además, apunta que en las cuentas de 2012 “se han realizado determinados juicios de valor y estimaciones” sobre la deuda y los métodos con que la empresa se financiaba con compraventas.

BDO, que dio por buenas las cuentas hasta 2011, incluye ahora salvedades

Con las cuentas por fin sobre la mesa, el consejo de administración de la pesquera lucha ahora contrarreloj para evitar el desastre. Necesitan liquidez inmediata para no quebrar. Pero, además, tienen 24 horas para bloquear la venta de sus filiales chilenas. Estas empresas (Pesca Chile, Acuinova Chile y Nova Austral) están en concurso de acreedores y este martes se cerraba el plazo para que los interesados realizaran ofertas de compra, que al parecer, llegaron desde EE UU, Noruega y China. El jueves su administrador concursal elegirá la más adecuada. Pero, desde España, la matriz quiere bloquearlo, para lo que necesita al menos ofrecer 45 millones de euros. ¿Lo conseguirá?

La cúpula de Pescanova se enfrenta este miércoles a su reunión más difícil. Ha recibido varias ofertas para entrar en su capital y aportar dinero fresco que permita a la compañía seguir adelante y, si se puede, salvar los activos de Chile. Pero esas ofertas tienen un alto coste: fuertes pérdidas para los accionistas actuales, cuya participación se esfuma. Y, sobre todo, exigen que la banca renuncie a recuperar hasta el 80% de la deuda a cambio de quedarse con acciones. Teniendo en cuenta que el pasivo financiero en 2012 es de 3.247 millones, las entidades deberán despedirse de 2.598 millones, con la promesa de, quizá, lograr un rendimiento futuro.

Más información