Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica a los gobiernos locales

H&M pretende pagar un salario “digno” a los empleados de fábricas textiles en 2018

La cadena sueca prepara un plan para que los trabajadores cobren en 2018 un salario con el que "les alcance para vivir"

La cadena textil sueca Hennes & Mauritz (H&M) ha puesto en marcha una nueva estrategia para abordar el tema los salarios en sus empresas proveedoras, con la que compañía pretende que los trabajadores de las fábricas textiles con las que trabaja cobren en 2018 un salario mínimo "digno" y que les "alcance para vivir".

"Nuestro objetivo es que los proveedores estratégicos de H&M tengan estructuras de pago que abonen un salario base digno en 2018. En esta fecha, la medida afectará a alrededor de 850.000 trabajadores del sector textil", afirma la compañía.

En la primera conferencia sobre salarios mínimos en las cadenas de proveedores internacionales celebrada en Berlín, la responsable global de sostenibilidad de H&M, Helena Helmersson, explicó este lunes que la compañía ha trabajado el último año en una nueva visión y en una nueva hoja de ruta para diseñar una mejor manera de hacer frente al tema los salarios en sus proveedores.

Esta hora de ruta aborda el tema de los salarios tanto a corto como a largo plazo a diferentes niveles, como sus prácticas de compras, las prácticas de los proveedores o la responsabilidad de los gobiernos en los derechos de los trabajadores. "Nuestra visión siempre ha sido que todos los trabajadores textiles deberían poder vivir con sus salarios", afirma.

En este sentido, critica que la evolución de los salarios, impulsada por ejemplo por los gobiernos de algunos países, está llevando "demasiado tiempo", por lo que la compañía quiere adoptar nuevas medidas y animar a toda la industria a seguir sus pasos. "Con el tamaño viene la responsabilidad, y tenemos la capacidad de contribuir al cambio", admite.

La nueva hoja de ruta se basa en la idea de que se pague un "salario mínimo justo" que cubra todas las necesidades básicas a los trabajadores de todos sus proveedores comerciales.

Esto se logrará mediante las prácticas de compra de H&M, exigiendo que los trabajadores puedan negociar y revisar anualmente sus salarios e implicando democráticamente a los sindicatos o los representantes de los trabajadores elegidos.

En los últimos años, H&M ha llevado a cabo varias iniciativas con el Gobierno de Bangladesh, donde el derrumbe del edificio de nueve plantas Rana Plaza el pasado 24 de abril provocó la muerte al menos 1.129 personas, ya que no revisa los salarios mínimos con regularidad y los sistemas de negociación entre trabajadores, trabajadoras y la Dirección son insuficientes.