Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Sareb ingresa 1.600 millones en lo que va de año y supera las previsiones

El conocido como banco malo ha vendido unas 4.500 viviendas a particulares en 2013

Anuncios en un edificio de la calle Modesto Lafuente de Madrid.
Anuncios en un edificio de la calle Modesto Lafuente de Madrid. EFE

El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, ha avanzado este miércoles que la Sociedad de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) ha ingresado unos 1.600 millones de euros en lo que va de año, una cifra que se sitúa por encima de sus previsiones, que eran de menos de 1.000 millones. Esto se ha logrado pese a que la cifra de inmuebles vendidos no ha llegado a lo previsto, con el traspaso de unas 4.500 viviendas a particulares frente a las 7.500 incluidas en su último plan de negocio.

En la inauguración del 15º Foro Latibex, Latorre ha puesto en valor que la Sareb ha iniciado su actividad en un plazo "muy ajustado de tiempo" y ha aprovechado para subrayar la valoración "muy positiva" de la reforma financiera por parte de los organismos internacionales y los inversores.

El Gobierno estimaba a inicio de este año que el conocido como banco malo realizaría ventas este mismo ejercicio por valor de unos 1.500 millones. El último plan de negocio de la Sareb, reelaborado por la consultora KPMG en marzo, establecía un objetivo de ventas de un total de 7.528 viviendas a cierre de este año, con el fin de lograr unos ingresos de 933 millones. La venta de viviendas a particulares se realiza a través de las propias entidades que han traspasado los activos.

Desde la entidad, que ha optado por vender las mejores propiedades ahora para centrarse después en las oepraciones más complejas, se defiende que el ritmo de comercializaciones cogerá "velocidad de crucero" a medida que la sociedad vaya desarrollando su actividad. Aunque hay quien teme que si fuerza mucho la máquina en estos momentos, frenará la salida de la crisis. A este respecto, las propias cajas, a través de Funcas, pidieron a la Sareb "que mida los tiempos" para no hundir los precios del mercado.