Estados Unidos levanta el veto a la creación de la mayor aerolínea del mundo

El Departamento de Justicia impone duras condiciones para la fusión de US y American Airlines

La cola de un avión de US, junto a otros de American en el aeropuerto de Arlington, Virginia.
La cola de un avión de US, junto a otros de American en el aeropuerto de Arlington, Virginia.JIM WATSON (AFP)

La creación de la mayor aerolínea del mundo cuenta finalmente con el visto bueno del Departamento de Justicia de Estados Unidos. Tras varias semanas de negociación, US Airways y American Airlines logran superar el bloqueo a la fusión impuesto en agosto. El arreglo se anuncia a pocos días de comenzar el juicio en el que se debía abordar el veto de Washington, previsto para el 25 de noviembre.

La fusión está valorada en 11.000 millones de dólares (8.200 millones de euros). La cotización de US Airways fue suspendida cuando sus acciones subían más de un 3%, a la espera de que se conociera el detalle de las concesiones hechas para superar la suspensión. Las de American Airlines, que necesitaba la luz verde para poder superar la suspensión de pagos, lo hicieron más de un 30%.

El bloqueo de Justicia, apoyado por seis estados y el Distrito de Columbia que vieron problemas de competencia, cogió por sorpresa a las dos compañías y se produjo cuando el juez que supervisa en Nueva York el proceso de reestructuración de la socia de Iberia tenía previsto cerrar un acuerdo con los acreedores. Unos días después fue más allá y retó a Justicia dando su visto bueno al plan de fusión.

El acuerdo para integrar las operaciones de US Airways y American Airlines se anunció en febrero. Se van a cumplir dos años desde que la miembro de Oneworld se declara en suspensión de pagos. La Comisión Europea también había dado su luz verde a la operación, a cambio de que se liberaran un par de derechos de despegue y aterrizaje en la ruta que une Londres con Filadelfia.

Para poder superar el veto de Justicia y los otros estados, las aerolíneas aceptan liberar ahora 52 pares de slots —permisos de vuelo— en el aeropuerto Reagan National y otros 17 en La Guardia. Es una concesión que se considera importante. Está por ver ahora qué rivales se quedan con esos derechos para poder aterrizar en Washington y Nueva York. También se realizan desinversiones en Miami, Chicago, Boston, Dallas y Los Angeles para permitir a las aerolíneas de bajo coste tener una mayor presencia.

Mayor competencia

Eric Holder, fiscal general de EE UU, considera que estos remedios permitirán cambiar las reglas de juego en la industria de la aviación comercial. En este sentido, dijo, "al garantizar una presencia mayor de las aerolíneas de bajo coste en aeropuertos clave, el pacto asegura que los pasajeros se beneficiarán de una mayor competencia tanto en rutas directas como con escalas en todo el país".

American y US Airways son en la actualidad la cuarta y la quinta compañía de la industria de la aviación comercial en EE UU. En la práctica, esto significa que se reducen a tres el número de grandes aerolíneas tradicionales que operan en el país. Delta se fusionó con Northwest y United lo hizo con Continental. El otro gran actor del sector es la aerolínea de bajo coste Southwest. Las cuatro juntas se repartirán el 80% del mercado.

En sus últimos resultados trimestrales, la matriz de American Airlines presentó un beneficio de 289 millones de dólares. El positivo contrastaba con pérdidas de 238 millones en el tercer trimestre de 2012. Elevó los ingresos cerca de un 6% en el último año, hasta los 6.830 millones. Sus colores y logotipo lucirán los aviones de la nueva entidad que emerja de la fusión.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS