Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS PORTUGAL

El Gobierno portugués defiende una meta de déficit más flexible para 2014

El primer ministro luso, Pedro Passos Coelho (d), junto a su vice primer ministro, Paulo Portas. EFEArchivo Ampliar foto
El primer ministro luso, Pedro Passos Coelho (d), junto a su vice primer ministro, Paulo Portas. EFE/Archivo EFE

El Gobierno portugués defenderá una revisión al alza de medio punto en la meta del déficit para 2014, hasta el 4,5 %, en el próximo examen por la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) al programa del rescate.

El viceprimer ministro portugués, Paulo Portas, sostuvo hoy en una comisión parlamentaria que esa suavización de los objetivos es el objetivo "más adecuado" para cumplir los compromisos financieros del país.

En la séptima evaluación de los técnicos de la UE y el FMI, los organismos internacionales también aceptaron suavizar las exigencias del déficit a Portugal, que pasaron del 4,5 al 5,5 % para 2013 y del 2,5 al 4 % para 2014, ante la debilitada economía, acosada por la falta de inversión y el alto desempleo.

El Gobierno defendió entonces que la meta para 2014 debería ser más alta y Portas reiteró hoy que hay margen para elevar este techo porque el déficit "solo estaría en causa si estuviese por encima del 4,5 %".

A cinco días de la siguiente evaluación de la "troika" (Comisión Europea, Banco Central Europeo y FMI), el viceprimer ministro hizo balance del programa del rescate concedido en 2011 y del que ya se liberó un 90 % de los 78.000 millones del préstamos.

Con la mirada puesta en el fin de esa ayuda, Portas dijo que el Gobierno "acompaña" los debates sobre un programa cautelar que la UE estudia con Irlanda.

Portugal podría solicitar una medida similar para facilitar su vuelta a los mercados después del fin del rescate, previsto para junio de 2014.

Sin embargo, Portas descartó que ese tipo apoyo sea un segundo pedido de ayuda externa y resaltó que un programa cautelar y un rescate son "hechos antagónicos".

"Un programa cautelar es lo que Irlanda va a tener y un segundo rescate es lo que Grecia ya tuvo. El programa cautelar es un seguro y un segundo rescate es un préstamo", argumentó.

El programa cautelar sería una intervención del Banco Central Europeo y del Mecanismo de Estabilidad Europeo en el mercado de la deuda, aunque Portas no esclareció si ese compromiso implicaría un nuevo memorando de entendimiento u otras medidas alternativas.

El viceprimer ministro también valoró los últimos indicadores que apuntan a una mejoría de la economía portuguesa ante el primer dato de crecimiento trimestral del PIB desde finales de 2010 y una bajada del desempleo hasta el 16,4 %.

"Son señales tenues pero dan seguridad", afirmó Portas, que apuntó además al buen desempeño de las exportaciones lusas y al aumento de visitantes y rentabilidad en el sector turístico.

A pesar de los más recientes datos positivos, el Gobierno sigue pendiente de asegurar una reducción del gasto público para cumplir las metas del déficit, después de que el Tribunal Constitucional invalidara en agosto una ley que facilitaba el despido de funcionarios.

La próxima evaluación une la octava a la novena después de que la primera se suspendiera en julio por la crisis desatada por las desavenencias dentro de la coalición gobernante conservadora que se cerraron con una remodelación del Ejecutivo.

El séptimo examen trimestral se cerró en abril en una visita extraordinaria de los técnicos de la UE y el FMI por otro revés judicial que anuló varias medidas de austeridad por un valor de 1.300 millones de euros.

El Gobierno de Pedro Passos Coelho se vio obligado a presentar un plan alternativo de recortes a los acreedores para desbloquear el tramo, de 2.000 millones de euros, del rescate.