Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco Santander gana en seis meses casi tanto como en todo 2012

El beneficio crece un 29% en el primer semestre, hasta 2.255 millones

La mora en España sube al 5,75% al reclasificar 2.000 millones refinanciados como morosos

La entidad continúa reduciendo el crédito en España

Marín descarta ampliar capital y mantiene por ahora su política de dividendos

El nuevo consejero delegado del Santander, Javier Marín.
El nuevo consejero delegado del Santander, Javier Marín.

El Banco Santander ha cerrado el primer semestre de 2013 con un beneficio atribuido de 2.255 millones de euros, lo que supone un aumento del 29% con respecto al mismo semestre de 2012, importe que prácticamente equivale al beneficio de todo 2012, que fue de 2.295 millones. La diferencia la marcan las menores necesidades de provisiones y saneamientos en comparación con 2012, cuando se limpió la cartera inmobiliaria en España. El resultado del negocio ordinario cae en casi todos los países principales donde el banco está presente.

Pese a ello, la tasa de mora sigue escalando y ya es del 5,18% en el grupo y del 5,75% en España tras clasificar como dudosos subjetivos 2.000 millones de euros de refinanciaciones que están al corriente de pago, y que hasta ahora se consideraban subestándar o en riesgo de impago por el cambio de criterio del Banco de España. El impacto sobre la tasa de mora en España es de casi un punto, mientras que para el grupo es de 0,26 puntos. La reclasificación no requiere provisiones adicionales este año, pues el banco ya tenía un fondo de 340 millones para cubrir esos créditos, según señala la entidad. Los riesgos dudosos y morosos se sitúan ya en 40.055 millones, con una cobertura del 66%. La tasa de mora de las hipotecas en España se mantiene estable en el 3,11% en términos homogéneos, mientras que repunta la de empresas.

La tasa de mora también crece en España por la disminución del crédito, que es del 3,5%, mientras que los depósitos crecen un 18,5%. Ese cierre del grifo de crédito (mucho menor en todo caso a la media del sector en España, que es un descenso del 12% a familias y empresas) refuerza la posición de liquidez del banco, que ya tiene en España muchos más depósitos (194.331 millones) que créditos (171.122 millones). Esto es consecuencia principalmente del fuerte crecimiento de los depósitos, ya que en 18 meses se han captado 25.000 millones de euros, que equivalen a una ganancia de 2,7 puntos de cuota de mercado.

La presentación de los resultados a los analistas no ha aportado grandes novedades, mas allá de que el nuevo consejero delegado, Javier Marín, ha preferido realizarla en inglés, a diferencia de su antecesor, Alfredo Sáenz, que la hacía en español.

En su estreno, Marín ha reiterado el mensaje de la entidad de que está cómodo con sus niveles de liquidez y solvencia y que espera salir bien parado del examen de activos y las pruebas de resistencia que se realicen. El banco no necesita más capital y mantiene por ahora su política de dividendos.

Marín también ha dicho que examinará la posibilidad de comprar Catalunya Banc o NCG Banco, pero sin mostrar ningún entusiasmo y subrayando, por un lado, que la prioridad es integrar Banesto, y por otro, que el banco está ganando cuota de mercado de forma orgánica.

Marín no prevé que el crédito vuelva a crecer pronto. El consejero delegado también señaló que aún no hay tomada ninguna decisión sobre la posible salida a Bolsa de la filial de consumo en EE UU, SCUSA.

Botín: se abre "una etapa de crecimiento del beneficio"

El presidente de Banco Santander, Emilio Botín, ha señalado a través de un comunicado del banco que “el beneficio crece después de más de dos años de elevados saneamientos y fortalecimiento del capital. Nos preparamos para una nueva etapa de crecimiento del beneficio”.

El 56% del beneficio tiene su origen en economías emergentes y el resto, en maduras. Por países, la mayor aportación corresponde a Brasil (25%), seguido de Reino Unido (13%), México y Estados Unidos (12% cada uno) y España (8%). El beneficio cae con fuerza en España (sin contar la parte inmobiliaria), Brasil, México, Chile, EE UU y Reino Unido, mientras que crece en Argentina, Uruguay, Puerto Rico y Perú

Los resultados del primer semestre reflejan un entorno macro de bajo crecimiento, con tipos de interés en mínimos históricos en los mercados maduros (Europa y Estados Unidos) y un descenso medio de 1,4 puntos en los mercados emergentes (Latinoamérica y Polonia). A pesar de ello, los ingresos mejoran por segundo trimestre consecutivo (aunque no en tasas interanuales), gracias al cambio de tendencia del margen de intereses y las comisiones, que crecen alrededor del 1%, tras cuatro trimestres de caídas.

Los ingresos caen un 8% en el primer semestre, hasta 20.610 millones. Cuatro puntos de caída se deben a la depreciación del real brasileño, la libra y el dólar. En el segundo trimestre ya hay una ligera mejora de ingresos. Los costes, mientras, crecen un 3,3% en el semestre. Las plusvalías por el traspaso de parte del negocio de seguros en España a Aegon, de 270 millones, se han destinado íntegramente a cubrir costes de reestructuración de las integraciones en Polonia y España, principalmente la de Banesto, en España, con un cargo extraordinario de esa cuantía.

Con todo ello, el margen neto o beneficio antes de provisiones cae un 14,6% en el semestre, hasta 10.614 millones. Pero la menor necesidad de saneamientos y provisiones permite que el beneficio neto crezca un 28,9%, hasta 2.255 millones. En el segundo trimestre, el beneficio se ha multiplicado por ocho, hasta 1.050 millones, compensando de sobra la caída del primero. Si se descuentan los saneamientos extraordinarios de la primera mitad del año pasado (1.304 millones, concentrados en el segundo trimestre), el beneficio ordinario del primer semestre cae un 26,1%.

El banco continúa reduciendo su exposición inmobiliaria en España, que ha bajado a 11.580 millones netos, de los que 6.507 millones son créditos, 1.455 millones son las participaciones en Metrovacesa y el banco malo y 3.618 millones son inmuebles adjudicados por el impago de préstamos. Ese volumen de inmuebles se reduce en 37 millones en el trimestre y 601 millones en un año.

El banco reitera su política de dividendo

El banco rechaza que tenga necesidad de ampliar capital y subraya cómo ha reforzado su posición de solvencia con la propia generación de resultados, que ha mejorado 44 puntos básicos su coeficiente de capital principal (core capital) en el segundo trimestre, hasta el 11,11%, medido por el criterio internacional (BIS II). El banco asegura estar en condiciones de afrontar una etapa de crecimiento orgánico en los 10 mercados en que está presente de modo principal.

La entidad que preside Botín reitera asimismo su política de retribución al accionista, que consisitirá de nuevo en un dividendo anual de 60 céntimos de euro por acción que el accionista puede recibir en efectivo o en acciones, distribuidos en cuatro dividendos de un importe aproximado de 0,15 euros por acción al año.

El banco tiene 3.292.650 de accionistas, un 0,5% más que hace un año. En el grupo trabajan 186.785 empleados (un 0,2% menos que un año antes) que atienden a 102 millones de clientes en 14.680 oficinas.