Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Washington empieza a tomar posiciones sobre el futuro presidente de la Fed

Entre los eventuales finalistas, la vicepresidenta Janet Yellen se destaca del resto en la lista de potenciales aspirantes

La última comparecencia de Ben Bernanke en el Congreso de EE UU sonó claramente a despedida. Y con la puerta de la Reserva Federal abierta ya de par en par, en Washington empiezan a tomar posiciones rápido sobre su candidato favorito a la sucesión. Entre los eventuales finalistas, la vicepresidenta Janet Yellen se destaca del resto en la lista de potenciales aspirantes.

Yellen, que presidió la Reserva Federal de San Francisco, es una creadora de consensos. Es también la más destacada en las quinielas de Wall Street, donde apuestan por una persona de dentro del banco central. Gusta que sea la principal defensora de la laxitud monetaria de la Fed y por su conocimiento técnico se le ve como la mejor capacitada para normalizar la política monetaria.

La decisión final corresponde a Barack Obama, aunque es el Senado el que debe refrendarla. Se hablaba hasta ahora de siete personalidades con opciones. El gran rival de Janet Yellen sería Larry Summers, un viejo conocido en el Capitolio por sus cargos en la Casa Blanca con el actual presidente y con Bill Clinton. En su caso, sería una opción más fácil para los republicanos.

Esta semana empezó a circular ya una primera carta de apoyo a Yellen desde el grupo demócrata del Senado, que en principio estaría respaldada por un tercio de sus miembros. Pero hay importantes figuras en Washington que prefieren a Summers, sobre todo en el entorno de Obama, lo que está forzando a los políticos a tomar posiciones hacia uno u otro candidato.

Todos estos movimientos suceden pese a que Bernanke aún no hizo oficial su decisión de renovar o no su cargo para un tercer mandato cuando el actual expire a final de enero. Se da por hecho que se va. El presidente de la Fed no participará, por ejemplo, en el simposio de banqueros centrales en Jackson Hole, por lo que se especula que podría haber ya un candidato.

La reunión de la Reserva Federal de la semana próxima se seguirá, por tanto, con atención por si hubiera algún anuncio sobre el futuro de Ben Bernanke. No se esperan, sin embargo, cambios de estrategia para esta cita. Los analistas creen que la Fed seguirá con el actual programa de compra de deuda hasta septiembre, cuando podría empezar a reducirlo en intensidad.

La Casa Blanca, sin embargo, trata de controlar el mensaje dejando claro que no hay decisión del presidente sobre la persona que va a dirigir la Fed a partir del año que viene. Es más, señalan que el anuncio podría llegar más bien en otoño. Será la decisión económica más importante de su segundo mandato, por la influencia que puede tener en su plan político.