Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fiebre por el iPad en Tokio

La subida de precios anunciada por Apple ante la devaluación del yen dispara las ventas

Un cliente maneja un iPad en una tienda en Tokio.
Un cliente maneja un iPad en una tienda en Tokio. AFP

La depreciación del yen, la moneda nacional japonesa, ha elevado el coste de importación de las populares tabletas iPads y teléfonos iPhone de Apple, cuyos precios de venta al público han aumentado un 20%. La subida, que ha entrado en vigor este viernes, ha motivado que las ventas de dispositivos del fabricante estadounidenses se hayan disparado en previsión de que, una vez se agoten los productos en stock, se encarezcan de forma considerable.

Esta fiebre por el iPhone es un efecto derivado del plan de estímulo del primer ministro, Shinzo Abe, que ha puesto en marcha un ambicioso programa para animar la inflación. El plan, conocido como Abenomics, ha hecho retroceder el cambio del yen frente a las otras monedas de referencia internacionales, sobre todo el dólar, que es la divisa de referencia de Apple. Gracias a ello, anima las exportaciones de los productos nipones, eleva la renta dentro del país y estimula el gasto. En el caso del iPhone o el iPad, sin embargo, el estímulo para el consumo ha venido por otra vía.

De momento, por culpa de Abenomics, la inflación en Tokio ha aumentado por primera vez en los últimos cuatro años en mayo, según los datos publicados esta misma semana por el instituto oficial de estadística japonés.

Además de los artilugios de Apple, también han subido de precios una serie de productos fabricados por marcas extranjeras dentro de una economía que, por lo general, tiene una caprichosa demanda por las importaciones ya que las asocia a elementos de lujo. Así, entre las mercancías que se han encarecido destacan las de Channel, Fendi, Prada y Dior.

Hiroyoshi Ota, uno de los clientes de la tienda de electrónica Bic Camera, explica la contradictoria reacción de los japoneses frente a la pérdida de valor del yen mientras busca comprar su iPad. “Yo tengo acciones y un yen débil es bueno para la economía en general, pero cuando tienes que comprar cosas es un problema”, afirma.

Más información