Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El auditor defiende su independencia frente a las críticas de Pescanova

Este lunes termina el plazo para que la firma de alimentación aclare a la CNMV su agujero contable

El grupo prescinde de los servicios de seguridad en su sede central de Chapela-Redondela

Instalaciones de Pescanova en Redondela.
Instalaciones de Pescanova en Redondela.

El auditor de Pescanova, BDO, ha rechazado este lunes las acusaciones lanzadas desde la empresa para justificar su revocación. "BDO no ha incumplido sus obligaciones ni ha incurrido en un supuesto de mala praxis, por lo que no procede la revocación de su nombramiento", asegura el auditor en un comunicado remitido a la CNMV. La nota representa un paso más en el enfrentamiento que arrastran las dos partes desde que empezaron a conocerse los problemas financieros de Pescanova.

El auditor, que lleva más de una década supervisando las cuentas de Pescanova rechaza las dos razones que esgrime el grupo de alimentación para reclamar su revocación. Así, en primer lugar, desmiente el "cambio de criterio" al que alude la empresa y aseguran que se limitaron a exigir más información cuando la compañía constató a la CNMV que existían "discrepancias signficativas" sobre el volumen real de su deuda. Sobre la independencia, niega cualquier "amenaza significativa" sobre su autonomía ya que, añade, no tiene lugar el "conflicto de intereses" al que apunta Pescanova para exigir que deje de ser su auditor.  

Por este motivo, el auditor insiste en que va a continuar con su labor de control, para lo que reitera "la necesidad de que Pescanova ponga a disposición de BDO todos los medios necesarios para la concreta realización de los trabajos y que, en particular, nos faciliten la información que les hemos requerido con la mayor urgencia". Las prisas se explican porque este mismo lunes vence el plazo que la Comisión Nacional del Mercado de Valores le dio para aclarar su agujero contable, después de que la compañía confesase que tenía una doble contabilidad.

Por otra parte, las "tensiones de tesorería" y problemas de liquidez de Pescanova comienzan a tener consecuencias inmediatas en las contratas que realizan algún servicio para la multinacional pesquera gallega, y una de esas consecuencias es la retirada, desde este lunes, de los 17 trabajadores que realizaban servicios de seguridad en la planta principal de la compañía, en Chapela-Redondela (Pontevedra).

Según han confirmado fuentes sindicales, desde las 6.00 horas de este lunes, la factoría de Chapela se ha quedado sin personal de seguridad. De hecho, han precisado las mismas fuentes, la plantilla que realizaba estas labores, de la empresa Securitas, ha ido mermando "en las últimas semanas", hasta reducirse ahora a cinco auxiliares "que realizan labores de información o cogen el teléfono, pero no son empleados de seguridad". Además de la planta de Chapela, Securitas se encargaba también de la seguridad de al menos tres viviendas de directivos de la compañía, un servicio que también ha sido rescindido.

Por otra parte, según han señalado fuentes conocedoras de la situación de Pescanova, hay "problemas de pago" con otras empresas, como la firma Viveiros A Doa, que suministra plantas y hace mantenimiento de jardinería. Esas fuentes incluso han señalado que "hay retrasos" para abonar los servicios de la empresa de limpieza.

Más información