Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS UE

La falta de unión bancaria en la UE perpetúa el riesgo de contagio, según un experto

Los escritores Nathan Gardels (d) y Nicolas Berggruen (i) autores del libro " Gobernanza inteligente para el siglo XXI, Una vía intermedia entre Occidente y Oriente" participan en una entrevista con Efe en Sao Paulo (Brasil). Ampliar foto
Los escritores Nathan Gardels (d) y Nicolas Berggruen (i) autores del libro " Gobernanza inteligente para el siglo XXI, Una vía intermedia entre Occidente y Oriente" participan en una entrevista con Efe en Sao Paulo (Brasil). EFE

El riesgo de contagio de la crisis continúa siendo un problema para los países que integran la zona euro debido a la ausencia de una unión bancaria y fiscal, además de la inestabilidad del sector financiero, señaló hoy el experto Nathan Gardels.

El analista es coautor junto a Nicolas Berggruen del libro "Gobernanza inteligente para el siglo XXI", que será presentado hoy en portugués en Sao Paulo y que aborda los problemas del liderazgo mundial y europeo, y la crisis de credibilidad de los Gobiernos.

Gardels aseguró en una entrevista con Efe que el "contagio" sigue siendo un asunto por resolver, precisó que los bancos todavía están "desequilibrados" y agregó que en ese sentido "nada ha sido arreglado".

En su opinión, a menos que se lleve a cabo una unión fiscal de los países de euro y una unión bancaria la crisis podrá continuar reactivándose "una y otra vez".

Además, consideró que los países que deseen profundizar y avanzar en la integración no deben pararse ante la negativa de los estados que no tengan ese mismo objetivo.

Mientras, Berggruen, presidente del instituto que lleva su nombre, aseguró que el sistema de la Unión Europea está inacabado, todavía se está construyendo y aseguró que cuando una "familia vive bajo el mismo techo" es necesario establecer "normas" para garantizar la convivencia.

Berggruen denunció que la configuración del centro de poder de la UE presenta un "déficit" democrático debido a que los altos cargos de las instituciones de Bruselas no se escogen democráticamente y la ciudadanía no los reconoce.

"Nadie sabe quién es (el presidente del Consejo Europeo, Herman) Van Rompuy", dijo Berggruen para ilustrar su afirmación.

Asimismo consideró negativo que los líderes europeos no se reúnen periódicamente para revisar el estado de la Unión como hacen los Gobiernos de los Estados, sino que "solo se encuentran cuando hay una crisis".

Ambos expertos coincidieron en que esos cargos deberían ser elegidos por el Parlamento Europeo o directamente por los ciudadanos para dotarlos de representatividad democrática.

También criticaron que los líderes de los Estados miembros otorguen prioridad a las elecciones de sus propios países, por lo que carecen de visión a largo plazo y no aprueban medidas beneficiosas para el conjunto de la eurozona, en su opinión.