Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EEUU UE

Irlanda espera que la discusión sobre el Tratado de Libre Comercio EE.UU.-UE empiece en junio

En la imagen, el primer ministro irlandés, Enda Kenny. EFEArchivo Ampliar foto
En la imagen, el primer ministro irlandés, Enda Kenny. EFE/Archivo EFE

El primer ministro de Irlanda, Enda Kenny, señaló hoy que espera que las negociaciones formales entre Estados Unidos y la Unión Europa (UE) para concretar un acuerdo de libre comercio transatlántico comiencen "a finales de junio" y puedan completarse a lo largo de 2014.

Irlanda ostenta la presidencia de turno rotativa de la Unión Europea hasta finales de junio.

"Creo firmemente que estamos en camino para alcanzar el objetivo de la presidencia irlandesa de comenzar las negociaciones del Tratado Transatlántico y Alianza de Inversión con la Unión Europea al final de nuestra presidencia", afirmó Kenny en una conferencia en la Cámara de Comercio de EE.UU.

Kenny agregó que "un acuerdo comercial ambicioso, integral y de largo alcance entre EEUU y la UE no sólo impulsará el crecimiento económico" a ambos lados del Atlántico, sino que enviará "una fuerte señal de liderazgo a otros poderes económicos".

El primer ministro irlandés se encuentra de visita oficial en Estados Unidos, y tiene previsto reunirse mañana con el presidente estadounidense Barack Obama en la Casa Blanca.

"La cuestión será tratada mañana desde luego con el presidente Obama en nuestra reunión", añadió, al reiterar su optimismo en el "buen término" de las negociaciones.

La propuesta de un acuerdo de libre comercio EE.UU-UE fue lanzada el pasado mes de febrero por Obama durante su tradicional discurso de inicio del año ante el Congreso.

Según datos de la Cámara de Comercio estadounidense, la supresión de los aranceles de importación impulsaría el comercio a ambos lados Atlántico en más de 120.000 millones en los próximos cinco años.

La UE y EE. UU. cuentan ya con un comercio de bienes y servicios cercano al billón de dólares al año y con inversiones que superan los dos billones de dólares.

En conjunto, ambas economías abarcan casi la mitad del Producto Interior Bruto (PIB) mundial.